13 de diciembre de 2011

Bienvenidos

Quiero dar la bienvenida a todos los posibles visitantes y lectores de este rincón de letras perdidas, de esperanzas encontradas, de caminos redescubiertos, que es en suma lo que para mí significa escribir.


A menudo digo que el ejercicio de sentarme delante del ordenador, en el caso de relatos y novelas, o de tomar el lápiz y el papel cuando se trata de poesía; porque a cada cosa hay que darle su lugar y su tratamiento, es mi mejor terapia en los malos momentos y la recompensa con que me premio a mí misma en los buenos.


Escribir me permite alejarme en ocasiones de las cosas cotidianas, de todo aquello que nos preocupa a la gente de a pie y nos produce tristeza, desencanto o aburrimiento. No hay mejor antídoto para todos estos males que crear personajes de la Nada; protagonistas que poco a poco van forjando rasgos de su carácter, al igual que los niños a medida que crecen. Ahí está la verdadera riqueza y el poder de quien escribe; lo haga bien, mal o regular.


En ese momento siento que yo manejo la situación y puedo hacer lo que desee. Bien es verdad que la sensación me dura muy poco; porque a medida que estos personajes que me deben la vida tanto o más que mis hijos de carne y de sangre van adquiriendo importancia; como los hijos de verdad se vuelven díscolos y rebeldes, y acaban haciendo lo que les da la gana. Al final son ellos los que me manejan a mí, que me limito a mover los dedos por el teclado y escribir lo que me dictan al oído.


Pero entre tanto, os invito a que entréis en la vida que se desarrolla en mis historias; en las que hay un poco de todo, como debe ser: amor, dolor, fantasía, desengaño, alegría, humor, paisajes, aromas...


Podéis ir entrando sin llamar, la puerta está entreabierta...

4 comentarios:

  1. Pues nada, ya vamos lanzadas, no se exactamente a donde, pero vamos

    ResponderEliminar
  2. Ha quedado chulísimo!!! Me encanta. Como dice la niña... un placer estar aquí, contigo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. El placer es mío de teneros a mi lado, las buenas amigas nunca están de más y como leí una vez no se donde; una madre le dice a su hija: "cuida a tus mejores amigas, porque ellas permanecerán siempre a tu lado, mientras que los hombres o incluso los hijos te abandonan"

    Algo cursi me ha quedado, pero es así

    ResponderEliminar