22 de diciembre de 2011

COMO UNA LOBA

Como una loba
Hambrienta de
Luna, de lluvia, de brisa,
Te cerco, te persigo,
Caigo sobre ti
En la noche estrellada
Y te alcanzo en
Un abrazo de furia infinita:
Te arranco la
Piel con los dientes,
Te muerdo en el cuello
Y me impulso
Hacia lo más alto;
Llegando de pleno
Al centro de
Tu alma.
Y ahí me quedo,
Plegada, aovillada,
Abrazando tu cuerpo
Y tu esencia;
Llenando de luna
De plata tu casa
Y tu almohada.

2 comentarios:

  1. Porque salir de caza de vez en cuando tiene su aquel. Y ya se sabe que entre los animales la hembra siempre es la más fiera. Como en la vida humana, vaya, aunque ellos, pobrecitos, piensen lo contrario. Les dejamos que sigan engañándose, ¿no?

    ResponderEliminar