Ir al contenido principal

LAS PASIONES PELIGROSAS

Ya no era una jovencita cuando le conocí; y aunque hubo algunas personas, sobre todo una buena amiga, que me previno de que estaba entrando en un terreno demasiado peligroso y que probablemente me haría cambiar radicalmente mi manera de ver la vida...no fui capaz de seguir sus consejos. Mi cabeza me decía que eran palabras acertadas y que quizá me estuviese equivocando y jugando con fuego al iniciar esta relación fatal que iba contra todo lo que me habían enseñado; pero mi corazón galopaba cada vez más de prisa cuando le veía y hacía que se me nublase la vista, que me temblasen las piernas y que todo me diese igual.
Pero a pesar de todo, quizá porque mi parte racional estaba muy presente en aquel momento en mi vida, seguí resistiéndome a que llegase a formar parte de mi; y aunque me muriese de ganas de tenerle cerca, me contentaba con mirarle a veces en la distancia, sonreír cuando le veía un poco más cerca y soñar con él cuando me acostaba cada noche. Me moría de ganas de tenerle pero todo me decía que no era correcto.
Ay, pero él era tan insistente y tan suave a la vez. Se hacía notar de una manera sutil pero profunda y su olor me perseguía noche y día: en el trabajo, cuando cocinaba, cuando hablaba con mis hijos, hasta en la cama, despierta o en sueños. Pronto empecé a decir su nombre cuando me quedaba dormida y me despertaba sintiéndole como se fundía suavemente en mi boca. Era una tortura insoportable que me hacía enloquecer y varias personas cercanas se dieron cuenta de que algo me pasaba. Será por eso de que el amor y el dinero no se pueden esconder. Pues bien, yo no podía ni quería esconder que estaba terriblemente enamorada, que dependía de él y de que quería que se fundiese en mi. Era fuerte y suave a la vez, y además...olía tan bien. Todo él era apetecible y necesitaba con todas mis fuerzas sorberlo, catarlo, paladearlo lenta y deliciosamente...
Nuestro primer encuentro fue de la manera más furtiva, a escondidas en la cocina, mirando de un lado a otro para que nadie nos sorprendiese; sería demasiado vergonzoso e incluso humillante para mi. ¿Qué dirían los demás? En esa misma cocina tuvimos varios encuentros en las primeras semanas, pero luego me fui volviendo más atrevida y a veces me lo llevaba a mi cuarto de estudio y disfrutábamos de un rato juntos apartando libros, cuadernos y apuntes. Hasta llegué a verme con él en mi lugar de trabajo. Hasta que al cabo de uno o dos meses me atreví; me puse el mundo por montera y me lo llevé a mi propia cama, sin importarme que fuesen las tres de la mañana. Me daba tanta vergüenza que solo me permití encender la luz de esa lamparita de la mesa de noche en forma de lágrima. Y lágrimas de placer, de satisfacción y de plenitud eran las que corrían por mis mejillas cuando al fin me lo pude llevar a la cama. Nunca olvidaré su sabor; se ha quedado en mi para siempre. Primero le conocí a él en estado puro, así tal y como es; pero al poco tiempo de que hubiese compartido mi cama, empecé a traerme a sus hermanos también. No puedo decir a cual de ellos prefiero, y como soy tan indecisa, los voy alternando, según tenga el día. Ellos lo llevan bien, son buenos hermanos y no sienten celos. Saben que en el fondo estoy enamorada de todos ellos.
Es que es tan complicado saber con cual quedarse...¿el yogur griego natural, el de fresa, el que lleva trocitos de pera o el de melocotón? Solo se que desde que les conocí a todos mi vida es una orgía de sabores y ya no puedo desprenderme de ellos. Que Dios me perdone.

Comentarios

  1. Ya he pedido perdón al Señor por mis perdularieces, que nadie saque el látigo, que me flagelo sola. ¿Cuántos eran los pecados capitales?

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja. María Isabel, me has dejado de una pieza al llegar al final de tu relato. Pensé que tenías un amante . Buenísimo. Un beso.

    Retales

    ResponderEliminar
  3. Creo que eran 7...tengo que mirarme el cuadro de Geronimo..vaya de El Bosco

    ResponderEliminar
  4. Gracias Retales, soy tan aburrida que me tengo que conformar con el yogur.Besos

    ResponderEliminar
  5. Ok..por cierto ¿me vas a dejar publicar una cosa que estoy pensando escribir en estos días?

    ResponderEliminar
  6. Yo a ti te dejo todo lo que quieras, ya sabes que eres mi sobri preferida

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

CONFÍO

Llévame de la mano
por campos nevados,
hazme ver la luz de
la luna que asoma
entre torres de aurora,
quémame en tus brazos,
déjame oír junto a ti
el mar que asoma
entre los recovecos
de una caracola.

En ti confío, noche
y día, mañana y tarde,
invierno y verano; a tu
lado camino
con el viento
acariciando mi cara,
y cada vez que
te digo que te amo
la bruma del norte
me susurra que avanzamos
despacio, que el camino
es arduo, pero merece
la pena pararse a labrarlo.


PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.