27 de febrero de 2012

MI ÚLTIMO VÁSTAGO



Aunque hoy no ha sido un día demasiado agradable para mi, si que es una fecha importante porque he dado a luz a mi último hijo, dicho sea en sentido literario. Es la última novela que he escrito y probablemente la que me ha costado más esfuerzo, más dolor y hasta más lágrimas. Siempre que acabo una novela tengo un sentimiento agridulce y me cuesta ponerle el punto y final. En este caso he de confesar que ha sido un embarazo y un parto muy trabajoso y que ha sido un alivio dar a luz y poder cerrar ya el capítulo. Sin embargo, como terapia no ha estado mal; a medida que escribía me iba dando cuenta de muchas cosas, aceptando otras y recapitulando sobre muchos aspectos de la vida acerca de los que me daba miedo pensar.

Era algo que tenía que hacer y que ya está hecho. Así que puedo decir que misión cumplida. Al menos si una mañana de estas no me despierto, algo habrá de las muchas cosas pendientes que ya podré decir que está solucionada.


http://www.lulu.com/product/tapa-dura/cuando-amar-es-pecado/18919985

4 comentarios:

  1. Que sepas que esperaba otro final

    ResponderEliminar
  2. Ya, esperabas que el cura la palmase y te dejase a ti millonaria. Pos no, si la palma la herencia va aquí para la menda, que ya estoy mayor para trabajar.

    A todo esto, entiendo por tus palabras que no te ha gustado, niña cafre

    ResponderEliminar
  3. Ya estamos insultando al personal (parecemos los Pimpinela)

    No está mal..pero como lectora, te quedas un poco diciendo..¿ya está? ¿No hay más?

    ResponderEliminar
  4. Pos jamía, ¿qué quieres? No me voy a poner a narrar la muerte del Páter en vivo. Y en cuanto a la Isa, igual hay segunda parte de su historia, ya veremos. Pero necesitaba terminar, ya me estaban saliendo sarpullidos con la novelucha. Sorry

    ResponderEliminar