13 de septiembre de 2012

A MIS PERDULARIAS




Hoy alguien me ha dicho que estoy mejor que hace un año; y es alguien de mi completa confianza. Oírlo agrada; pero yo, mejor que nadie, ya lo sabía. Porque me encuentro mejor, soy más feliz y aunque tengo menos, en realidad, soy rica.
Rica en amigos, en amor, en familia, en conocerme a mi misma. A mucha gente le debo este cambio; a tres en especial: mi madre, mi hermana gemela de distinto día y a otra persona a quien siempre llamo A.
Pero además están mis perdularias; y no daré los nombres, porque son unas cuantas, y hasta de distintos continentes. Ellas saben quienes son, y yo también lo sé. Eso nos basta. Me han sostenido, cada una a su manera, muchas veces en que me he caído y pensé que nunca me podría levantar. Han hecho de mi una mejor persona; más generosa, mas abierta y más tolerante conmigo misma y con los demás. No sería la misma sin mis amigas y por eso quiero darles las gracias de la única manera que puedo hacerlo: escribiendo. Sé que no lo hago demasiado bien, pero es que las demás cosas todavía se me dan peor.

Os quiero, perdus. Por favor, no me faltéis nunca

Mabel




No hay comentarios:

Publicar un comentario