25 de septiembre de 2012

NOSTALGIA DE OTROS TIEMPOS



Anoche soñé...no que volvía a Manderley, sino que paseaba por una playa muy especial para mi, con un traje propio de Madame Pompadour o de María Antonieta. Y por supuesto, sombrilla. Solo me faltaba al lado Axel de Fersen para que el sueño estuviese completo al cien por cien.
Cierto que esos trajes tienen que ser algo incómodos y difíciles de lavar, y que necesitaría unos cuantos armarios más para guardarlos, pero me gustaría que existiese una máquina del tiempo en la que pudiésemos entrar, pulsar el botoncito como en el ascensor y aparecer luego, aunque solo fuese por unas horas, en la época que eligiésemos. Yo volvería al siglo XVIII; puede que a Francia, pero por poco tiempo. Más bien me gustaría estar en Escocia en el momento en que ese pobre pardillo de Carlos Eduardo Estuardo llevó a muchos valientes highlanders al desastre en Culloden Moor, una brumosa mañana de abril. Un homenaje merecido a los clanes escoceses, tantos...McDonald, Fraser, Campbell, Cameron...Claro que allí no podría ir vestida de Pompadour; pero el tartán abriga mucho y los cuadros escoceses siempre me han gustado. Y en cuanto al sonido de las gaitas...elevan el espíritu, ¿no creen?

3 comentarios:

  1. Excluyo del homenaje a Bonnie Prince Charlie, o sea, Carlos Eduardo, el Joven Pretendiente, por borracho y cobarde, además de mal estratega. Pero sobre todo cobarde; sus hombres dando la vida y él huyendo disfrazado de criada y con la ayuda de Flora McDonald.

    ResponderEliminar
  2. Amiga, hoy me has tocado la fibra con esta canción. Todo lo que huela a celta me emociona. Esta no la conocía (he tomado buena nota)...cierro los ojos y me traslado a otra épca. Gracias por compartirla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti por pasarte por aquí. La canción tiene algo que despierta los sentimientos, no me preguntes qué; pero así es. Nunca pudo escucharla sin emocionarme. Un beso enorme

    ResponderEliminar