8 de diciembre de 2012

CIEN SONETOS DE AMOR Y LOS VERSOS DE UN CAPITÁN




Los que me conocen saben que Neruda es mi poeta favorito. Me gustan todos sus poemas pero pienso que los mejores son los que componen "Los versos del capitán" y los "Cien sonetos de amor", todos dedicados a su tercera y última esposa, Matilde Urrutia. Los primeros fueron escritos con seudónimo, porque todavía estaba casado con Delia del Carril. Los segundos se inician con una frase que me encanta: "Señora mía muy amada, harto padecimiento tuve en escribirle estos mal llamados sonetos".

He de confesar que si a alguien le interesase enamorarme, cosa que considero improbable porque ya no estoy en edad de esos dispendios amorosos y tengo un carácter bastante insufrible, además de otros muchos defectos que no vienen al caso ni pienso contar, no tendría más que dedicarme unas palabras tan hermosas.

Si, a muchas mujeres se las conquista con flores, a otras con joyas; cuando no habían crisis a algunas hasta con casazas y yates. A mi...con palabras. Quizá por eso me gusta tanto el personaje de Cyrano. Porque es sencillo enamorarse de la manera de hablar o en su caso, de escribir, de alguien que sabe hacerlo; que toca con cada palabra enlazada a otra, con cada frase, la fibra sensible del corazón.

Aún sin ser una experta, siempre he sostenido que el punto G de las mujeres está en el cerebro; así que...caballeros, no soy Elena Francis, pero les aconsejo que si quieren conquistar a la mujer de sus sueños...hagan un esfuerzo y dedíquenle palabras de amor, de esas que hacen bailar mariposas en el estómago, de las que ponen la carne de gallina y hacen llorar de felicidad.

La tendrán en el bote...se lo digo yo. Y olvídense del "dígaselo con flores", aunque un ramito de violetas no le hace mal a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario