Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

LA AMISTAD

Estoy intentando recordar quien fue mi primer amigo y la cara que me viene a la mente es la de un primo lejano, dos años mayor que yo, que fue como una especie de hermano mayor. Como no tengo hermanos, tampoco me dolían prendas en inventarme personajes para jugar. Era tan tonta, y lo sigo siendo, que ni trampas les hacía, aunque no pudiesen darse cuenta.
Creo que no tengo muchos amigos, pero si muy buenos. Algunas amistades las conservo desde los tiempos de colegio y a pesar de la distancia, de la diferente vida que cada uno haya llevado, cuento con ellos en los momentos difíciles. También hay amistades recientes pero no por ello menos importantes.
Si me pidiesen los ingredientes para cultivar una amistad duradera diría que son solo dos, pero muy valiosos: cariño y respeto, en cualquier orden. No es que uno sea más importante que el otro.
Cariño para saber estar al lado de alguien que lo necesita y en el momento en que lo…

MUDANZAS

Hay pocas cosas en la vida tan fastidiosas como una mudanza. En el último año yo he pasado unas cuatro, que recuerde. Y cada vez me prometo a mi misma que tiraré a la basura ciertas cosas inútiles. Véase: unas bufandas estúpidas que tejí hace mil años y que nadie se pone; vestidos de cuando tenía veinte años, de los gloriosos ochenta que tanto daño hicieron a la moda; zapatos de esos de "chúpame la punta", apuntes del bachillerato, coleteros para el pelo cuando hace un año que me he cortado la coleta; cremas anticelutícas que no me pongo porque no hacen nada y encima me dan alergia...Y suma y sigue por Manuel Roldán, que no sé quien era, pero mi abuela le nombra mucho.

Pero ya puestos, nunca tiro nada y sigo arrastrando miles de cosas inútiles que acaban rodando luego por los cajones. Y lo que no falla en las mudanzas es que siempre hay alguien por medio que da la chapa miserablemente. En mi caso ha sido, hace dos días, un municipal. Hay pe…