14 de febrero de 2013

LAS SUEGRAS, UN MAL NECESARIO





Llega un momento en la vida en que nos toca representar ese papel, en alguna de las dos bandas. Y es un papel difícil e ingrato, sobre todo porque viene ya teñido de prejuicios y prevenciones. Y los humanos somos muy dados a vestirnos con esos feos trajes. ¿Por qué no mirar a la persona que tenemos enfrente tan solo como una persona y no como suegra o como nuera?
No sé si las mujeres llevamos implícitos ya en nuestro código genético el competir; pero para mi tengo que desde que nacemos hasta que nos morimos no dejamos de hacerlo: competimos con nuestra madre por el amor de papá, con las amigas y hermanas por las muñecas primero y luego por los chicos; y competimos con la suegra por hacer mejores comidas o nos deslomamos cuando viene de visita a nuestra casa para que todo lo encuentre perfecto. Craso error, pero que cuando somos jóvenes siempre cometemos. Lo más acertado es recibirla como recibiríamos a cualquier visita: con cortesía y corrección, dando por sentado que las dos estamos en igualdad de condiciones. Ni más ni tampoco menos.
Y cuando nos toca ser suegras...no nos quedamos atrás. ¿Por qué no limitarnos a ver los toros desde la barrera y aceptar lo que nos traigan a casa como el mejor de los regalos? Al fin y al cabo, nos tocará aguantar al susodicho o a la susodicha solo de vez en cuando, y siempre será mejor tomar las cosas de buen grado, porque en ello va nuestra tranquilidad y la de nuestros amados retoños. Además,seamos realistas, para lo que duran hoy las parejas...Como dice mi madre, para este viaje tampoco son necesarias tantas alforjas.
Suegras y nueras, amaos las unas a las otras; llevareis una vida más feliz

2 comentarios:

  1. Además,seamos realistas, para lo que duran hoy las parejas...

    Amita, todo lo que dices es cierto. Si te contara las cosas que he visto en familias conocidas. Mejor lo dejo ahí.

    Un gusto leerte.

    Sergei.

    ResponderEliminar
  2. Un beso a mi gatito preferido; al único. Y gracias por tu presencia, siempre

    ResponderEliminar