24 de marzo de 2013

LOS NO MUERTOS





La Muerte es un paso más en nuestra vida, el final de un ciclo para muchos, para mi el final de un ciclo y el comienzo de algo nuevo. Eso es la Muerte y por eso no me parece algo malo ni le temo. Al fin y al cabo lo difícil siempre es vivir, morir es cosa de un momento, como el nacer.
Lo que si me da miedo, terror, pánico incluso es ver como hay personas que siguen respirando, que comen, duermen, se levantan cada mañana para cumplir con sus obligaciones...pero lo hacen estando muertas por dentro. Nos engañan al resto de los humanos pero en su alma, su corazón, todo su ser apesta a muerto. Porque no son capaces de vivir la vida que les ha tocado, no quieren reconocer sus fallos e incapacidades e intentar ponerles remedio como hace la mayoría de la gente. ¿Quién dijo que vivir fuese sencillo? Hay que tener mucha valentía para salir al mundo cada mañana y luchar por poder acabar el día en esta jungla complicada que es la Realidad.
Es fácil sentirse muerto, encerrarse en un espacio oscuro, de espaldas a la vida, quizá para ver desde el rincón como pasa la gente por fuera de la caverna. Pero...ojo, esa no es la realidad. Son las sombras las que se deslizan delante de nuestros ojos, son las sombras las que vemos pasar cada mañana; no podemos ver a las personas reales que hay más allá de las sombras si no salimos de nuestro pequeño reducto particular.
Esa es la verdadera muerte, a la que tanto temo. Quiero morirme cuando me toque, y trataré de hacerlo con la misma valentía con la que he intentado vivir. Lo que no quiero es sentirme muerta en vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario