19 de marzo de 2013

PAPÁ




Hoy es el día del Padre. Para mi todos los días lo son. Desde que el mio falta,hace doce años, no hay mañana en que abra los ojos y no le recuerde. Y tampoco hay día en que no le añore. Desde que no está a menudo me siento sola y desprotegida.
Nada era demasiado malo cuando él estaba a mi lado, porque me podrían hacer daño, podrían romperme en mil pedazos pero al final siempre tenía un pecho que me cobijaba y unos brazos que me daban calor. Y sabía que había en el mundo una persona al menos para quien yo era lo más importante.
Ahora toda esa seguridad se ha ido y a menudo me siento muy sola y perdida, en medio de un camino brumoso que se oculta y que hace que me equivoque muchas veces, cada una de ellas más dolorosa que la otra.
He vuelto desde hace poco tiempo a mis raíces, al lugar de mi infancia. Y recuerdo esos paseos a hombros de mi padre, cuando era tan pequeña que me agotaba seguir sus pasos. Pero no había problema, porque él me llevaba. Ahora que no está ya no puedo permitirme el lujo de sentirme cansada. Y me duele su ausencia. Con ese dolor sordo que lacera el alma desde dentro y que me hace sentir vulnerable y sola. Daría la mitad de lo que me quede de vida por volver a sentir el calor de mi padre, por sentirme segura de nuevo y por saber que todo está bien porque él vela mi sueño. A veces pienso que todavía lo hace, aunque sea de lejos. Pero hay noches en que siento como me arropa y me besa en la frente. Y entonces de nuevo soy capaz de confiar.

2 comentarios:

  1. Amiga, entrañable texto, duele la ausencia de tu padre y se siente el alma agujereada . Yo tengo vivo a mi padre todavía y vivo solo cruzando la calle, se que un día no estará y me duele sólo de pensarlo , por eso hasta evito pensar en ese momento aunque se que forma parte de la vida.
    Amiga cierra esos ojos y siente sus besos , hazlo las veces que necesites sentirlo cerca.
    Te envío un abrazo y un beso

    ResponderEliminar
  2. Querida Susana, no pienses en eso y disfruta de él mientras le tengas a tu lado. En la vida todo tiene que llegar, hasta el dolor,pero no ganamos nada adelantándolo.

    En los últimos días pienso mucho en mi padre y le siento cerca, quizá es la única manera que tengo de sentirme medianamente segura.

    Un beso enorme y mil gracias por tu compañía. Te quiero mucho

    ResponderEliminar