22 de marzo de 2013

TERAPIAS




Cuando siento que el mundo se hunde bajo mis pies, como todo el mundo, me derrumbo y me siento perdida. Pero como el mundo se me ha hundido ya unas cuantas veces y la esperanza ha brotado de nuevo, ya he aprendido técnicas de defensa para salir adelante. ¿O mejor llamarle terapias? No lo sé,no soy experta en la materia, en todo caso solo en supervivencia.
En esos malos momentos en que mi cabeza va por caminos inciertos y me arrastra a un Abismo negro con dientes afilados, recurro a dos cosas:
La primera es escribir. Nada hay como plamar en un papel nuestros miedos, nuestras miserias, incluso las alegrías cuando las hay, para sentirse purificado. Es como una especie de catarsis necesaria y el alma se queda luego limpia y reluciente como las sábanas que se tienden para que las sequen el sol y el viento. Hasta diría que luego el alma huele a limpio, a jabón, a primavera y a tardes de sol y pereza.
La segunda es cocinar. Me encierro en mi cocina, dejo que el sol me moje la pena a través de la ventana y que me tiña de nuevo los ojos de azul y mezclo ingredientes hasta que de mis cacerolas brota el olor del amor, de la vida, del romero, de la albahaca, del comino y el cilantro. ¿Hay algo mejor que dedicar el tiempo a preparar el sustento de quienes se ama? No me entusiasma comer, quizá porque cuando me siento a la mesa ya estoy empachada de olores, de texturas y de colores; pero me produce un enorme placer dar de comer a los demás, sentir la vida fluyendo entre mis manos cuando mezclo o amaso, y poner en cada gesto una pizca de ternura que se mezcla con amor por los míos. Y así resurjo, siempre, de mis cenizas. Aunque ya las cenizas se hayan enfriado.

2 comentarios:

  1. Todos tenemos nuestras válvulas de escape. Yo evado pintando. Sentir en los dedos la pintura resulta una forma colorida de evasión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Es un placer tu visita Taty. Si, tienes mucha razón, siempre, por suerte, hay maneras de recuperar la paz y una cierta cordura, no mucha, que tampoco es bueno ser siempre cuerdo. Un beso y gracias por tu presencia

    ResponderEliminar