14 de abril de 2013

MI ALMA A SECAR



He puesto mi alma a
secar al sol y al viento,
y allí ondea como
una blanca bandera
que se mece según el
rumbo que toma la
vida en cada momento.

No sé donde colocarla
luego para que no me
la dañen de nuevo,
ahora que se está curando
y empieza a olvidar
mil y un amargos tormentos.

La llevaré, quizá, a lo
alto de una montaña
donde el sol la calienta
desde que se inicia la mañana,
donde el aire la acaricie
como el amante a su amada,
y donde la lluvia, duando
llegue, la moje
con cien mi caricias doradas

6 comentarios:

  1. isabel hermosa poesia . tus manos hablan de tibiezas, tus dedos escriben bellas poesias de sentimientos profundos y excelentes formatos eres flor, eres poeta una mujer que tiene en su corazon las poesias en su alma las flores.. y las esparce generosamente por el mundo en palabras engarzadas como joyas . un gran beso carlos

    ResponderEliminar
  2. como siempre amiga mía, sensibilidad en cada verso. Mantela siempre cerca y mojada de mil caricias para que sigas escribiendo bellos poemas.
    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  3. Amita:
    Tu alma es tan hermosa. En cualquier lugar que la coloques siempre llenara de luz.

    Un abrazo enorme.

    Serge.

    ResponderEliminar
  4. Querida Susana, siempre es un descanso y un remanso de paz recibir tu visita. No olvides que te quiero

    ResponderEliminar
  5. Alteza, si algo de hermosura hay en mi alma seguro se debe a que nos hayamos conocido. Un gran abrazo

    ResponderEliminar