3 de abril de 2013

SEÑOR, HAGA LA MALETA






Señor:


Solo soy una ciudadana española de a pie, que no súbdita. Y le ruego encarecidamente que haga la maleta y se vaya a pastos más verdes. Los españoles tenemos mucha paciencia y demasiado aguante, pero no somos idotas, o al menos no del todo.
Como la mayoría de mis conciudadanos he asistido hoy con sentimientos encontrados a la noticia de que una infanta de España había sido imputada. Sentí tristeza porque me duele como española que la imagen de la monarquía caiga en el fango; pero creo que era mayor mi sentimiento de alegría; porque me demuestra que Montesquieu no ha muerto. O al menos no del todo.
A V. M. correspondía cuando se enteró de los chanchullos del yernísimo el haber presentado una denuncia ante el Fiscal General del Estado. Y siendo madre entiendo el dolor, pero es que usted, Señor, además de padre, es el Jefe del Estado. Y si no sabe hacer su trabajo...haga la maleta, Señor.
¿Cabe en cabeza humana el que una mujer casada no sepa de donde vienen los cuartos de los que disfruta? Creáme, no es así. Yo he estado casada treinta años y he sabido en cada momento cual era las situación económica de mi familia. Y si mi entonces esposo se compra un palacete como el de Pedralbes...se me hubiesen disparado mil alarmas y media.
La Edad Media, época maravillosa por cierto, ha pasado. Ya no somos súbditos y no nos gustan las borbonadas. Actúe V.M en consecuencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario