Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

ESPEJISMO

No creas a nadie que te
cuente que alguna noche
triste y callada, cuando
no puedo dormir, en el
rumoroso silencio me he
acordado de ti.

No creas que si veo el
cielo cuajado de estrellas
pienso en lo que pudo
haber sido o en aquello
que un día creí sentir.

Sabes que cuando la
sed en medio del desierto
al solitario alcanza y
no halla oasis cerca
que cure su destempanza,
hasta el mas burdo espejismo
puede provocar esperanza.

Pues quiero que sepas
que un espejismo, solo
eso, has sido tú para mi

ANDREI TAGANOV, MI AMOR COMUNISTA

También en esta ocasión hablaré de un personaje secundario pero que a mi, personalmente, me parece de los mejores de la novela. Y la novela en cuestión es "Los que vivimos" de Ayn Rand. Está ambientada en los primeros años después de la revolución bolchevique de 1917. La protagonista, Kira Argounova, es hija de una familia burguesa e inicia estudios de Ingeniería en San Petersburgo a la par que lucha por adaptarse a la nueve situación dentro del comunismo. Se enamora de Leo Kovalensky, también de familia burguesa y otro inadaptado. Leo es despegado, soberbio, y como suele ocurrir en muchas parejas, es el que nada pone y el que se deja querer. Kira, la que todo lo da. Prueba de ello es que cuando Leo enferma de tisis y la única salvación pasa por una estancia en un hospital junto al Mar Negro, Kira no dudará en convertirse en la amante del dirigente comunista Andreu Taganov.
Andrei está locamente enamorado de Kira y en sus largas …

UNA LOBA SUELTA

Has dejado la jaula abierta
y ahora la loba anda suelta.

Si no quieres que te devore
tendrás que escaparte pronto
de sus ardores.

Huye de una hembra en celo,
tye quitará la vida y se
beberá a tragos tus anhelos.

La loba te acecha, te ronda,
te tienta; pretende en la
sombra llevarse tus besos,tal
vez para hacerse un collar
con ellos.

Laloba quiere beberse tu
sangre, bañarse contigo
cada noche a la
luz de la luna,
hundirte en sus ojos
y hacerte en ellos,
tal vez, una cuna.

DE ROCA Y ACERO

Nunca te enseñaré mi corazón
ni dejaré que leas en él
como en un libro abierto.
Nada tengo, quizá valgo
poco, pero sólo es mío
aquello que siento.

No puedes entrar en mi alma,
nunca tendrás la llave,
asi que nada temas,
nunca sabrás lo que siento,
mis penas y alegrías nunca
serán tuyas ni te sostendrá
mi mano al caer la tarde.

No te contaré cómo ha
ido mi día ni en la noche
sobre la misma almohada
compartiremos penas y alegrías.

Te has forjado un corazón de acero
y con él morirás, hecho
de roca y pedernal tu feretro.
Y puede que sea entonces cuando
podré yo decirte cuánto te he
querido, cuánto, quizá, todavía
te quiero.

DE VUELTA 6

Amanda salió del banco con la sensación de estar flotando entre nubes. Al llegar a la calle se arrebujó más en su abrigo; el tiempo había enfriado y miró el cielo encapotado. Amenazaba lluvia. Se paró en la esquina, pensando qué podía hacer. Empezaba a entender que esos planes que hacía un par de horas se le habían antojado remotos y poco probables, podrían hacerse realidad. El dinero del banco le permitía afrontar sin preocupaciones el futuro e incluso tomar en consideración esa idea sobre el hotelito que antes le había parecido un plan tan prometedor como absurdo. Pero lo primero era comer. Se dio cuenta de que llevaba un día entero sin probar bocado; y su estómago empezaba a protestar. Recordó que en la calle paralela a la iglesia había una especie de bar-restaurante-cafetería. Empujó la puerta y traspasó el umbral apartando una especie de cortina compuesta por cuentas que se movían como los adornos de la falda de una bailarina oriental. A aquellas horas el local estaba casi vacío…

TU MIRADA EN MI MIRADA

Cuando las luces se apaguen y no
se vea ya el sol como
brilla por detrás de la montaña,
cuando las nubes de otoño
cubran otra vez tu cara
y vuelvan las sombras amargas,
dime, ¿que le quedará a tu vida
y la mía más que el deseo
que se moja en nuestra almohada?

Cuando la juventud temblando por
caminos de nieve se escape
y el viento del norte nos diga
que ya la muerte por un camino
de escarcha, callada y en silencio
avance, solo nos quedará dejar
hablar al otoño y que se bañe
tu mirada en mi mirada

PERSONAJES: GUSTAVO MORANTE, EL NOVIO DE LA MUERTE

He decidido escribie sobre una serie de personajes de la literatura, algunos principales, otros secundarios, pero que de alguna manera me han llamado la atención.
Y ahora le toca el turno a uno de los personajes del libro de Isabel Allende, "De amor y de sombra".No es de los principales personajes de la novela, ni mucho menos; y de hecho se le nombra poco y como de pasada.
Una breve síntesis de la historia: Irene es una joven chilena de buena familia, de esas de derechas de toda la vida y que ha sido de alguna manera beneficiada por el golpe de estado de Pinochet. Trabaja como periodista y está prometida a un militar también de estupenda familia, Gustavo Morante. Se espera de ellos que se casen y tengan muchos hijos. Francisco es un chico de familia humilde, republicanos españoles que se refugiaron en Chile tras perder la guerra civil. Su padre, profesor de universidad, odia a Franco y a Pinochet por i…

FELIZ CUMPLEAÑOS

Hoy, nueve de mayo, mi padre cumpliría 78 años. Ya es imposible, porque no está. Pero eso no impide que igualmente le felicite con esta canción que a los dos nos gustaba mucho. Creo que no hubo ningún fin de año que pasásemos juntos que no la hubiésemos bailado.
Aunque desde hace doce años ya no está eso no impide que le siga echando mucho de menos. Mi padre no llegó a envejecer, se murió con solo 65 años, y ahora cada vez que veo a un anciano de su edad no puedo evitar enfadarme de alguna manera y sentirme estafada, porque tengo la sensación de que alguien, tal vez la vida, le ha robado tiempo. Y en este mundo apenas poseemos más que tiempo.
Me hubiese gustado verle ya anciano. Sospecho que sería exactamente igual a su padre, mi abuelo: algo encorvado porque era un hombre alto, con pelo ralo y canoso, y manos arrugadas.
Me dio mucho mientras estuvo a mi lado. Lo mejor de todo fue enseñarme a leer y escribir y tambié…

EL JUEGO DE LLEVAR LA CONTRARIA

Entremos, entonces, en el
juego de la indiferencia,
de miradas de reojo
cuando despunta el alba,
de palabras a medias
que naufragan en un
mar en calma.

No pretendo que seas
mi norte, ni siquiera
mi guía, ni que tu corazón
me regale cada día
renovadas esperanzas
revestidas de blancas alas.

No sé bien lo que quiero,
quizá tan solo que
me llames cada día
para llevarme la contraria,
que me digas que soy absurda
y que nunca seré capaz
de cumplir mis amenazas.

Puede que solo quiera eso
y a cambio yo te diré una
vez más que no
soporto tu absurda altivez
y esa pose estirada para
fingir que nada te importa
y que me regalas tu mirada