9 de mayo de 2013

FELIZ CUMPLEAÑOS





Hoy, nueve de mayo, mi padre cumpliría 78 años. Ya es imposible, porque no está. Pero eso no impide que igualmente le felicite con esta canción que a los dos nos gustaba mucho. Creo que no hubo ningún fin de año que pasásemos juntos que no la hubiésemos bailado.
Aunque desde hace doce años ya no está eso no impide que le siga echando mucho de menos. Mi padre no llegó a envejecer, se murió con solo 65 años, y ahora cada vez que veo a un anciano de su edad no puedo evitar enfadarme de alguna manera y sentirme estafada, porque tengo la sensación de que alguien, tal vez la vida, le ha robado tiempo. Y en este mundo apenas poseemos más que tiempo.
Me hubiese gustado verle ya anciano. Sospecho que sería exactamente igual a su padre, mi abuelo: algo encorvado porque era un hombre alto, con pelo ralo y canoso, y manos arrugadas.
Me dio mucho mientras estuvo a mi lado. Lo mejor de todo fue enseñarme a leer y escribir y también a apreciar la Naturaleza. Y sobre todo me enseñó que lo más importante del mundo es la honestidad, la honradez, decir siempre la verdad y tratar de ser fiel a uno mismo. Me enseñó que lo material no importa porque cuando emprendemos el último camino no llevamos nada más que nuestras acciones; lo que hayamos hecho en nuestra estancia aquí. Esas enseñanzas han sido su mejor herencia. Y yo intento vivir de acuerdo a lo que él me enseñó. Si no lo consigo, la culpa será enteramente mía.

Feliz cumpleaños, Papá

No hay comentarios:

Publicar un comentario