29 de julio de 2013

¿ESCRIBEN IGUAL HOMBRES QUE MUJERES?



Puede esta parecer una pregunta sin importancia, porque en todo caso lo que es esencial es escribir bien. Pero así como hay un lenguaje gestual propio de mujeres creo que también en Literatura hay una manera distinta entre ellos y nosotras al enfrentarnos al papel en blanco.
En primer lugar, la temática que cada uno elige a la hora de escribir suele ser algo distinta; no es que las féminas no podamos escribir, si nos lo proponemos, novelas de acción o de aventuras, pero quizá lo que más nos place es contar historias. Si, narrar una historia por el simple placer de hacerlo, deteniéndonos con todo lujo de detalles en describir no solo lo que es costumbre describir, como paisajes o lugares, sino también ambientes de interior, los tintes internos de una determinada situación, olores, sabores, recuerdos…sentimientos en suma.
No soy persona de ciencia; aunque dicen que hay partes del cerebro que el hombre desarrolla más y otras partes que la mujer ha perfeccionado, yo no tengo motivos para creerlo o dudarlo; pero si sé que si me dan un libro a leer sin saber quien lo ha escrito, sin mucho temor a equivocarme podré decir si es autor o autora. ¿Y por qué lo se? No podría dar motivos claros y certeros; es más bien una sensación que me llega al ir leyendo; así como vamos entendiendo a los personajes y nos adentramos en su psicología, también es perfectamente posible conocer algo, aunque sea poco, de la persona que les ha dado vida.
Hace menos de dos años hice algo que me había jurado a mi misma no hacer nunca, por motivos egocéntricos pero también porque el trabajo en equipo nunca se me ha dado demasiado bien. Pero…ya dice un viejo refrán de mi tierra que nunca se puede decir “de esta agua no beberé”. Se me presentó de una manera algo extraña la oportunidad de escribir un libro con otra persona, del sexo opuesto en este caso. Y los dos decidimos afrontar el reto. No hubo esquemas previos ni preparamos gran cosa; más bien las ideas iban surgiendo al mismo tiempo que escribíamos. Pero, en un acuerdo tácito, yo me empecé a ocupar de lo íntimo, de las escenas de amor, del análisis de sentimientos y querencias, mientras él se dedicaba a “cocinar” misterios, aventuras, peleas, algún atentado con explosivos y diversos ataques a la integridad física de los protagonistas. ¿Por qué? No lo sé, lo juro a los pies de un santo, del que ustedes elijan. Pero así surgió.
En las novelas que hasta ahora he escrito confieso que alguna escena violenta que he tenido que resolver me ha costado sudores fríos y muchas noches en vela. Sin embargo, disfruto mucho con las escenas que resuelven problemas de sentimientos, de confesiones no hechas, de escenas de amor y desamor.
No aportaré pruebas de esto que afirmo, porque no las tengo. En Matemáticas dos y dos siempre son cuatro, pero en cuestión de letras…pueden ser cinco o siete, o hasta diez.

4 comentarios:

  1. Eso es que eres muy sentimental, Abrazos.

    Yo no podría responder a esa pregunta.

    Besos, muy buena reflexión.

    ResponderEliminar
  2. interesante punto de vista, yo creo que aun cuando llevas bastante razon, siempre hay excepciones dado lo sentimetal de algunos hombres y lo tajante o guerrillera de alguna mujer.

    Mi pasisana Arlette Geneve. (Maria) semifinalista del premio planeta creo en 2010, le encanta las pelis de accion, ahora ha sacado una novela de romanos...(Esta por mi blog) con todo lo que ello se le presupone, no deja de lado lo sentimental de los personajes, con lo que te da la razon.

    Yo llevo una novela y terminando la segunda parte de esta y si, salvaje, escatologica... de todo menos sentimental, delicada, fina. ¿Sera pues un gen? jajajaja

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Puede que sea así Amapola que en realidad la sentimental soy yo y solo yo, no lo sé. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Querido Antonio, la verdad es que las generalizaciones siempre son peligrosas y no deben hacerse ni yo aquí lo pretendo. Hay muchas muchas excepciones y es bueno que así sea. Un beso y gracias por tu presencia

    ResponderEliminar