10 de noviembre de 2013

FELIZ CUMPLEAÑOS



Mañana, 9:00 A.M. mi hija cumplirá 26 años. Para mi, de todos modos, sigue siendo aquella niña gordita, rubia y de ojos azules que encandilaba a todos los legionarios destinados en Fuerteventura cuando la sacaba a pasear. Si…ya entonces tenía yo pasión por la Legión, y fui a parar al sitio adecuado.
Yo quería una niña, quizá porque ya tenía niño, pero también porque quería vestirla con trajes de nido de abeja, lacitos, sombreros…Lo hice. Y esa es una de las razones por las que ella hoy me odia.
Lo que no sabía entonces es lo divertido que puede ser tener una hija. Eso me hace recordar una escena de “El pájaro espino” (película y libro) en donde la madre, que siempre ha ninguneado a su única hija en favor de los cinco varones, le confiesa: “la verdad es que nunca sospeché que tener una hija fuese tan divertido”.
Y lo es. Ahora que ya hablamos de igual a igual, aunque sin perder el norte y sabiendo que somos madre e hija, de lo cual da fe el que cuando necesita pañuelos me diga, esté donde esté “Mamá…mocos”, puedo decir que ella es de las mejores cosas que me ha pasado. Me entiende, me cuida, la cuido, nos protegemos la una a la otra y ambas sabemos que aunque no somos amigas, somos madre e hija, podemos contarnos todo, porque estamos a salvo y en casa. Las amistades, las que no son de verdad, van y vienen y a veces traicionan; pero los vínculos que se crean entre una madre y una hija son para siempre. Aunque las hijas les roben la ropa a las madres y les digan delante de todo el mundo que no saben maquillarse o que conducen fatal…incluso aunque se rían y hagan apuestas sobre que “Mamá en la vida sabría ni siquiera encender ese coche…”
Quien no tiene hijas….no sabe lo que se ha perdido. Ahora lo que deseo es tener…una nieta. Le he echado el ojo a un vestido de leopardo precioso, talla un año, que hace juego con uno que tengo yo. Arrasaremos. Jimena y la yaya son un buen equipo. Y me da igual que luego le llamen Pancracia; yo le llamaré Jimena, o como mal menor Cayetana.
He dicho

4 comentarios:

  1. Son esos comentarios, los que me hacen adorar a mi "prima"

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, no tengo hijas y creo que me estoy perdiendo de mucho... Es difícil concebir la vida sin una familia, al menos para mí, pero siento que no sería buen padre y aunque sólo se trate de miedo, que esa situación me domine, no es bueno para nadie... Por demás el escrito me encantó jejejej

    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  3. ya sé que adoras a tu prima, y ella y tú sois un grano en salva sea la parte. Pero....sus quiero a las dos

    ResponderEliminar
  4. Pues fijáte que yo pienso que serías un padre estupendo. Un beso amigo

    ResponderEliminar