Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2013

YA ME SE EL GUIÓN

Cuando llega el invierno es inevitable pasar más tiempo dentro de casa; ergo…más horas delante de la caja tonta. Y esto me ha hecho pensar que o me estoy haciendo vieja, lo cual el espejo también me lo dice, o he visto demasiada televisión. Es que las pelis se me repiten más que el ajo y las que no he visto…me sé el guion como si yo misma lo hubiese escrito.
Yo me siento en el sofá con toda la buena voluntad del mundo dispuesta a ser sorprendida, deseándolo más bien. Pero…no hay manera; a los diez minutos ya sé lo que va a pasar. Y no es que yo sea muy lista, todo lo contrario; pero para mi tengo que los guionistas son muy malos y sobre todo muy predecibles.
Si la peli es romántica nos pasamos dos horas con malentendidos entre los protagonistas, que se aman a morir, pero ninguno quiere dar su brazo a torcer, con lo cual es inevitable que surjan los roces, los encuentros y desencuentros, las lágrimas y los sinsabores. Hasta que uno de ellos, generalmente el muchacho, harto ya de …

UN AÑO MAS

A veces es bueno hacer recuento, y cuando un año está a punto de terminar parece incluso recomendable y oportuno. Ha sido un año tan difícil en general que sería osado por mi parte decir que lo he disfrutado. Pero la verdad es osada en ocasiones.
Han ocurrido muchas cosas malas en el mundo y en nuestro país en concreto, y por lo tanto me he sentido afectada. No se puede vivir de espaldas a la realidad, en una campana de cristal.
En lo personal comencé el año deshaciéndome de lastre; y me sentí aliviada, porque el lastre pesa mucho y no vale de nada; así que es tonto cargar con cosas inútiles. Pero…deshacerse del lastre también es doloroso. Hay que recorrer un largo camino hasta darnos cuenta de que lo que nos hace caminar más despacio y nos obstaculiza el camino es eso…lastre inservible. Afortunadamente me di cuenta a tiempo.
Ha sido un año de ponerme a prueba, de conocerme a mí misma y de llevarme muchas sorpresas; algunas agradables y otras no tanto. Es lo que tiene entablar rela…

COSAS DE NIÑOS

Cuando se le regala un juguete a un niño a menudo se ignora lo más elemental: que le guste al niño. La verdad es que nunca tuve mucha fe en los Reyes Magos; siempre me traían cosas que ni había pedido ni deseado. A los cuatro años, supongo que como mi madre era y es una estupenda modista, me trajeron una máquina de coser de color naranja. Nunca supe qué demonios podía hacer con ella y terminó llena de telarañas en un rincón. Al año siguiente tampoco es que estuviesen más afortunados; me dejaron un equipo de enfermera, con botiquín y todo. Pero es que a mi el Señor, en su inmensa sabiduría, nunca me llamó por esos caminos. La sangre no me asusta, pero como soy muy torpe acabaría causando más daño que bien; y por eso…me inhibo.
A los seis años, sin embargo, dieron en el clavo, aunque no fuese su intención. Pero por eso dicen que Dios escribe recto con renglones torcidos…Me dieron como regalo un juego de peluquería. Craso error; nunca me gustó peinar a nadie, ni siquiera a mi misma, y…