Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

POEMA DE MARCOS ARAGONA: DESERTORA

Este poema es de un compañero de letras argentino, y que con mucho gusto publico en mi blog.



Desertora de mis sueños.
Antes que tener que mostrarte en esta
envidiosa realidad y sucia sociedad superficial
Prefiero retenerte en mi mente, y ser el único
que tenga el privilegió de gozarte…

COSAS DE MADRES

Hay momentos muy duros en la vida de una madre. Y contra lo que todo el mundo pudiera pensar, parir no es uno de ellos. Es algo doloroso, sí, pero perfectamente soportable, y sobre todo que dura un tiempo determinado. Lo que viene después….eso ya es para toda la vida y mucho peor, donde va a parar.
La primera etapa es la mejor. Cierto que hay que levantarse de noche para alimentar a esa cosita llorona y babeante; pero cuando se sabe todo lo que viene después…esa etapa se ve empañada por un cristal rosa de pura felicidad.
La primera prueba de fuego llega con la adolescencia. A los chicos les suele dar por encerrarse horas en el baño, aunque…milagro; a lavarse no creo que sea, porque desarrollan un olor a choto revenío digno de encomio. Además…es que se ponen muy feos. Entre los granos purulentos y ese bozo incipiente y asqueroso que les empieza a salir, amén de la mirada siniestra que suele acompañarles entre los trece y los diecisiete años…la verdad es que una se pregunta si no le …

LOS HOMBRES DE MI VIDA

El personaje masculino de mi primera novela era un hombre extraño, por decirlo de alguna manera. Alto, muy rubio, ojos claros, profesor de Latín en el siglo XXI pero que había sido un laird escocés durante el levantamiento jacobita de 1745. Cuando empecé a escribir iba desgranando los capítulos en un foro de estudiantes de Historia y las chicas que lo leían (de los chicos, que también leían, estoy segura, solo uno muy valiente lo admitía y daba su opinión) pensaban que era un vampiro. Nada más lejos de la realidad. Era inmortal, pero no vampiro. Ni qué decir tiene que a medida que iba escribiendo me iba enamorando más perdidamente de él, de Alisdair, hasta el punto de que cuando no me quedó más remedio que terminar la novela porque no era cuestión de alargarla hasta el infinito y más allá, y sobre todo porque ya iba por las seiscientas páginas y no me quedaba nada más que relatar; casi me da un síncope. Todavía es un misterio para mí cómo no terminé ciega o deshidratada de tanto llo…

¿PARA QUÉ ESCRIBIR?

Esta pregunta, que puede parecer banal e inútil, yo me la he hecho muchas veces. La gente suele hacer cosas que le reportan beneficios, eso se da por descontado; bien sea en lo económico, socialmente, que aumentan su ego o su autoestima. En mi caso la escritura no me da de comer y creo que nunca lo hará, tampoco hace que la gente me detenga por la calle para pedirme autógrafos o darme las gracias por mi labor, con lo cual ni mi prestigio social aumenta por ello ni tampoco mi ego se hincha.
Entonces, ¿para qué este desgaste emocional y a veces hasta físico de escribir todos los días, de sacar horas al sueño y al tiempo libre? La respuesta es a la vez muy simple, pero también complicada. ¿Nos preguntamos por qué comemos o bebemos a diario? Por necesidad, supongo; para seguir viviendo. Lo mismo me ocurre a mi con este ejercicio diario y cotidiano en que se ha convertido sentarme ante una hoja de papel y un lápiz si se trata de poesía y directamente ante el teclado de e…

CUENTOS INFANTILES

A pesar de los años transcurridos no he olvidado los cuentos que me contaban cuando era pequeña. Los mejores eran los de mi padre, porque se los inventaba y estaban poblados de bosques, árboles y animales. Los de mi madre y mi abuela eran los mismos de siempre; los clásicos cuentos infantiles. Quizá por eso todavía me persigue el recuerdo.
Vamos a ser serio. ¿Hay alguien con dos dedos de frente que pueda pensar que esos cuentos son adecuados para niños o para cualquier mente medianamente pensante? Analizaré dos o tres, como muestra, pero igual podrían ser treinta.
• La ratita presumida. En todos mis años, que son casi medio siglo, nunca he visto mayor despropósito y ya, si ustedes me apuran, más depravaciones juntas. ¿Alguien me puede explicar a qué mente enferma se le puede ocurrir casar a una ratita con un burro, un perro, un gato…? Menos mal que no pasó por allí un elefante, y menos mal también que la ratita además de presumida era lista y no aceptó…Igual es que tuvo en cuenta t…