Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

CONSEJOS

Cuánto daño han hecho los aficionados a la Psicología y a dirigir la vida de los demás al mundo en general. ¿Qué se puede hacer con alguien que no sabe ni siquiera cómo atarse los zapatos solo en cuestión de amor, de amistad, de relaciones sociales y se permite dar consejos?
Ay los consejos. La mayoría de la gente no entiende que solo se pueden dar cuando se requieren y aún en ese caso, son como los dictámenes del Consejo de estado, valiosos pero no vinculantes. Dicho en Román paladino, señores, que si me da un consejo, sobre todo cuando no lo he pedido, daré las gracias educadamente, que una es muy mirada; pero haré lo que me dé la realísima gana. Porque si algo he aprendido en casi medio siglo es que el arte de equivocarse es algo que debe practicarse en solitario.
Y además, que muchos de los consejos que se van regalando a tontas y a locas suelen ser más interesados que el Día de la Madre en el Corte Inglés. Y si el consejero es listo y taimado cual la serpiente del Edén que con…

DE REENCARNACIONES VARIAS

No sé ustedes, pero yo creo en la reencarnación. Eso sí, de las normalitas. Nunca he pensado que en vidas anteriores haya sido Napoleón, o Nefertiti, o Cleopatra…Igual fui escarabajo o salamandra. No importa. El caso es que yo hasta hace poco, pensando en mi futura reencarnación pedía ser de nuevo mujer. Reencarnarme en hombre me parecía una especie de castigo; ya pueden imaginarse ustedes que monotonía no poder maquillarse, ni ponerse zapatos de tacón, ni achacar los malos humores cotidianos a que se tiene la regla. Que he visto yo algunas avispadas que menstrúan cuarenta días al mes…
Pero desde hace un par de días y por motivos que no vienen al caso, he cambiado de idea. Porque rectificar es de sabios, y de espabilados. Y ya lo de ser tío me parece algo más apetecible. Me he dado cuenta de que ellos son mejores amigos que nosotras; más fieles y más leales. Que se enfadan, se pegan dos leches bien dadas y al poco rato, aliviado el nivel de testosterona, las aguas vuelven a su cauce…

COSAS DE HIJAS

Madres que tenéis hijas…cerrad vuestros armarios con llave cuando éstas lleguen a cierta edad. ¿Cuál? No sabría deciros; como la adolescencia o la pérdida de la virginidad…aquí cada cual maneja sus “tempos”.
En mi caso ha llegado algo tarde. Cuando mi hija tenía quince, dieciséis o incluso dieciocho años no me quitaba ropa. Ahora que tiene veintiséis…no me roba las pestañas postizas porque no las uso, sencillamente.
Hace una hora que ha salido: falda de Mamá, jersey de Mamá, abrigo de Mamá. Lo demás…ya no he querido indagar. La vida privada, es bueno que siga siendo privada.
Sólo hay una cosa de todo esto que me “llama poderosamente la atención” como dicen las mentes bien pensantes de debates y tertulias: si Mamá tiene tan mal gusto vistiendo y es tan hortera combinando colores y modelitos, ¿para qué demonios asaltará los armarios de su anciana madre? Misterio total, como casi todo lo que se refiere a las hijas, por otra parte.
He de confesar que yo, en justa venganza, porque soy m…