Ir al contenido principal

NOVELA 2




Después de la comida y la breve charla Amanda se dirigió a un pequeño supermercado que estaba en la calle trasera a la iglesia y al ayuntamiento. No esperaba encontrar gran cosa pero al menos debía comprar lo más imprescindible para unos días. Mientras caminaba por los estrechos pasillos e iba metiendo en el cesto leche, pan, huevos, algo de fruta y verdura y productos de limpieza, pensó que tendría que solucionar el problema del transporte. Sabía conducir pero nunca había tenido coche. En la ciudad era un estorbo; nunca había sitio para aparcar, ella no tenía garaje y el transporte público funcionaba bien. Hacía la compra por internet y se la traía a casa un muchacho muy servicial que le dejaba las cajas en la cocina, listas para ser almacenadas. ¿Para qué quería las complicaciones de un coche? Sin embargo, en este pueblo apartado necesitaba moverse con independencia. Sería otro problema a resolver. Ella no entendía nada de coches. ¿A quién le podría pedir ayuda?
Mientras colocaba las cosas delante de la cajera y chica para todo del pequeño supermercado se odió a si misma por pensar en semejantes tonterías. Ahora, gracias a la Tía Irene, tenía dinero. Y con dinero se consigue casi todo, pensó mientras iba metiendo las cosas en bolsas de plástico. La muchacha la ayudó a llenar las bolsas y cuando iban por la cuarta movió la cabeza con desgana y miró fijamente a Amanda.
-No será usted capaz de llevar todo esto sola hasta la casa de la vieja
Ella se quedó muda de asombro. Ni siquiera llevaba un día completo en el pueblo y parece ser que todo el mundo sabía ya quién era.
-Puede que no; pero si no le importa dejaré aquí la mitad y luego vendré a por ellas.
-Si quiere Paco se las llevará cuando cerremos el súper-le ofreció.
-¿Quién es Paco?
-Mi hermano-le contestó la muchacha, ajustándose las gafas y mirándola como si ella fuese lerda. Parece que daba por hecho que tenía que saber quién era el tal Paco. La tienda es de nuestros padres-tuvo a bien informarle. Yo atiendo aquí y él está en el almacén y hace algunos repartos. ¿Le viene bien a las ocho y media?-preguntó sin dejar de mascar chicle.
-Sí, perfecto.
Y salió de la tienda cargando solo con una bolsa en la que llevaba lo más imprescindible; café, azúcar, unas galletas de avena y champú.
Cuando abrió la puerta se sintió extrañamente aliviada y con la sensación de que por fin poseía algo suyo. ¿Era ese el sentimiento de propiedad, de dueña del castillo del que tanto se hablaba? ¿Sería verdad que tener cosas le hacía a uno cambiar de manera de ser? En eso pensaba mientras rebuscaba en los armarios de roble lo necesario para hacerse un café. Después de mucho trastear descubrió una cafetera a presión italiana en perfecto estado. La levantó para verla mejor y el metal refulgió a la luz del atardecer que penetraba por la ventana que daba al jardín y que rebotó en las losetas del suelo. Amanda se quedó mirando, como traspuesta, el halo que había dado nueva vida a la cocina y le pareció como un presagio de buena fortuna. Era como si la casa le diese la bienvenida. Vertió con cuidado el café necesario y el agua y encendió la vieja cocina de gas, que silbó y trastabilló un poco pero se puso en marcha. Pero se dijo a sí misma que lo primero sería cambiarla, no le gustaba el gas. Sentada a la vieja mesa de madera de roble, con la taza de café calentándole las manos, se sintió por primera vez en muchos días en paz consigo mismo. La coincidencia de perder el trabajo y a Ricardo al mismo tiempo no le ayudaron a sentirse segura, y ahora, por primera vez, empezaba a pensar que el refrán tan repetido por su madre de que Dios aprieta pero no ahoga, podría ser verdad. Es más, tendría que serlo, porque ella pensaba ponerlo todo de su parte para rehacer su vida y volver a tener si no felicidad, al menos algo de paz y tranquilidad.
Cuando se iba a servir una segunda taza de café la sobresaltó el timbre de la puerta, que sonaba como una campana afónica y distante. Fue a abrir preguntándose quien podría ser. Se encontró a un hombre de unos cuarenta años; alto, delgado, con pelo oscuro y ojos castaños, separados y burlones, que la miraban con suficiencia. Su media sonrisa ladeada la hizo sentirse incómoda e insegura. Llevaba barba de varios días e iba vestido de manera informal, pero cuidada; pantalón vaquero, camisa blanca perfectamente planchada y una cazadora de cuero. Antes de que ella dejase de lado su sorpresa para decir algo, él empezó a hablar con una voz atronadora, ronca y profunda, que parecía salirle de lo hondo del pecho. Voz de fumador, dictaminó ella. Había vivido con un padre que daba cuenta de dos paquetes de tabaco al día y conocía las consecuencias.
-Soy Javier Valdés.

Comentarios

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

CONFÍO

Llévame de la mano
por campos nevados,
hazme ver la luz de
la luna que asoma
entre torres de aurora,
quémame en tus brazos,
déjame oír junto a ti
el mar que asoma
entre los recovecos
de una caracola.

En ti confío, noche
y día, mañana y tarde,
invierno y verano; a tu
lado camino
con el viento
acariciando mi cara,
y cada vez que
te digo que te amo
la bruma del norte
me susurra que avanzamos
despacio, que el camino
es arduo, pero merece
la pena pararse a labrarlo.


PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.