Ir al contenido principal

NOVELA 4



-Si gusta…allá usted. Pero no creo que sea necesario. Una de las bodegas puede servir como apartamento privado. Hay metros suficientes para hacer un cuarto independiente, cocina, baño y sala de estar. Pienso que estaría más cómoda de esa manera que viviendo en lo alto de la casa, como una paloma mensajera.
La comparación le hizo gracia y estuvo a punto de reírse, pero no quiso darle ese gusto; ni tampoco decirle que la idea le agradaba. Que se cociese un poco en su propia salsa ese bastardo presumido.
-Lo pensaré-prometió, recogiendo la mesa, como para darle a entender que la visita se había terminado.
Pero él no se dio por aludido e incluso se atrevió a encender un tercer cigarrillo. Aquello ya era ir demasiado lejos. Amanda observó con desagrado como, lejos de levantarse, se quedaba repanchingado en la silla de cocina y apoyaba un codo en el alfeizar de la ventana, como dando a entender que la visita acabaría cuando él lo considerase oportuno.
-¿Tiene coche?-preguntó
Ella se quedó desconcertada, sosteniendo con la mano en alto el azucarero que iba a guardar en el armario.
-¿A qué viene esa pregunta?
-Para saber si necesitará garaje-le contestó él encogiéndose de hombros. Detrás de la casa se habrá fijado ya que hay un cobertizo donde antes se guardaban los aperos que le podrá servir. Lo único necesario sería hacer un portón más grande y colocarle un automatismo
-¿Para qué?
Puso los ojos en blanco. Aquella chica era guapa pero sus neuronas no funcionaban demasiado bien.
-Pues para que pueda meter dentro un coche, por ejemplo. Y para que pueda abrir con un mando a distancia. Ahora que si prefiere levantarse y salir del coche cada vez que tenga que abrir la puerta…allá usted.
Al final llegaron a un acuerdo: se haría un baño común para las dos habitaciones de la segunda planta y el desván quedaría convertido en dos cuartos más para huéspedes. Amanda viviría independiente en lo que antes había sido bodega y se remodelaría el sitio de los aperos para garaje. Javier Valdés estaba bastante contento; se había salido con la suya en casi todo, aunque no le permitiese elegir las piezas de los nuevos baños ni las losetas del suelo. Él tenía pensado acudir a un amigo suyo anticuario que siempre guardaba una provisión de viejas losetas de esos suelos hidráulicos de principios del siglo pasado que irían bien con la casa. Pero esa maldita niñata le dijo que como mucho le permitiría que le presentase a su amigo, pero ella vería si le convenía o no poner ese tipo de suelo. Y le recalcó con su voz educada de colegio de pago que al fin y al cabo la casa y el dinero eran suyos.
Cuando subió a su coche aceleró más de la cuenta por la estrecha carretera que llevaba al pueblo; estaba enfadado y tenía que soltar adrenalina de alguna manera. La gente de allí no acostumbraba a discutir sus decisiones profesionales; confiaban en él y la mayoría de personas a las que ayudaba en sus reformas o cuando les trazaba los planos de sus nuevas casas le confiaban también la decoración. Estaba convencido de que su sentido de la estética era el único adecuado y aquella mocosa de ciudad lo único que haría sería echar a perder una buena casa indiana, de las que ya quedaban pocas en la zona.
Con esa disposición de ánimo entró en el concesionario de coches del pueblo de al lado. El dueño, Miguel Tagle, era amigo suyo desde la infancia. Habían estudiado juntos y se apreciaban sinceramente. A pesar de que esa tía fuese una borde, la ayudaría a conseguir un coche para que su amigo tuviese la oportunidad de hacer una buena venta.
Esperó a que Miguel terminase de atender a unos clientes; una pareja de mediana edad con aspecto de traer dinero y ganas de gastarlo. Cuando les despidió en la puerta su amigo se acercó y se dieron una palmada en la espalda a guisa de saludo.
-Dichosos los ojos. ¿A qué se debe el honor de esta visita?
-Ando muy ocupado últimamente.
-Y de mala leche, por lo que veo, para no variar. Ese ceño fruncido no dice otra cosa
Javier sonrió, a su pesar. Su amigo le conocía muy bien y era inútil ocultarle nada
-Pues no vengo contento, no. He aceptado un trabajo y creo que será una tortura infernal.
-¿Y eso?-se interesó Miguel mientras recolocaba unos folletos en los expositores.
-Bah, una mocosa de la ciudad que ha heredado de una tía una preciosa casa indiana y la quiere convertir en hotel.
-Pensé que esos proyectos te encantaban
-Y me encantan. Cuando me dejan libertad. Pero esta tía quiere meterse en todo, y no tiene puta idea de cómo hay que hacer las cosas. Y eso me desquicia-terminó, pasándose la mano por el pelo con gesto cansado.
-Pero ella es la que paga, ¿no? Pues tendrá derecho a elegir y hacer las cosas como quiera
-Anda y que te jodan, tío. Otro que tal baila. El tener dinero no debería darle carta blanca a la gente para hacer lo que le da la gana y destrozar la estética de un edificio. Pero bueno, ¿tú qué coño vas a saber de eso?
-Claro, yo solo sé de gilipolleces como vender coches-contestó Miguel, algo molesto. Aunque se querían como hermanos, tenía que reconocer que el carácter de Javier era infernal.
Y él pareció darse cuenta de que se había pasado un poco, porque esbozó una leve sonrisa y le dio un amigable empujón.
-Bueno, chaval, que yo he venido en realidad a hacerte un favor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

CONFÍO

Llévame de la mano
por campos nevados,
hazme ver la luz de
la luna que asoma
entre torres de aurora,
quémame en tus brazos,
déjame oír junto a ti
el mar que asoma
entre los recovecos
de una caracola.

En ti confío, noche
y día, mañana y tarde,
invierno y verano; a tu
lado camino
con el viento
acariciando mi cara,
y cada vez que
te digo que te amo
la bruma del norte
me susurra que avanzamos
despacio, que el camino
es arduo, pero merece
la pena pararse a labrarlo.


PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.