29 de mayo de 2015

DIANA Y NO PENÉLOPE






Una vida entera siendo Penélope
es un destino fatigoso
que aburre a cualquiera.

Tanto tejer y destejer sin
saber muy bien lo que se espera
me ha llevado a pensar
que hay que vivir de otra manera.

Me he despojado de mantos,
de ruecas, de hilo y de esperas.

Y he aquí que he empuñado
un arco de plata con mortíferas flechas.

Y no pretendo con ellas
hacer daño a las fieras.

Esta nueva Diana cazadora sólo
disparará al que primero la hiera,
desatará su ira y uno a uno
irán cayendo en silencio,
prisioneros de mis ojos,
atados a mi destino
como Ulises a su mástil
o el soldado a su bandera

No hay comentarios:

Publicar un comentario