21 de mayo de 2015

ÌTACA






Has hecho, amor, que el viaje sea
largo, pero has regresado a Ítaca.

Quizá haya sido solo una vez
y yo sé, amor mío,
que nunca vuelves para quedarte.

Pero de nuevo te he olisqueado
como una loba a sus cachorros,
he trazado surcos en tu piel
y de tu azul a mi azul
has sentido, mi amor,
que nunca se olvida
lo que se ha amado,
tan sólo se esconde un poco
para que duela menos la ausencia.

Pero con tu ausencia, yo,
Penélope, he tejido
un manto de plata con el
que me cobijo en las largas
noches de invierno y en
muchos lugares he buscado, amor,
otro azul para mi azul, aunque
haya tenido que llorar a solas
abrazada a la almohada y
recordando tu olor.

No olvides el camino de
regreso a Ítaca aunque
el viaje sea largo y mil
sirenas te tienten con su canto

No hay comentarios:

Publicar un comentario