Ir al contenido principal

NOVELA 14


-¿Y qué hiciste?
-Marcharme sin decirle adiós-respondió, muy seria. Creo que se quedó algo extrañado. Supongo que esperaba que me enfadase o que protestase. Pero me limité a recoger mi ropa, vestirme en el baño y salir. No le dejé siquiera que me acompañase a la puerta.
-Lo cierto es que ahora va a ser un problema el veros cada día para lo de la casa-dictaminó Inma.
Ella negó con la cabeza mientras, de espaldas a su amiga, iba colocando los platos sucios en el lavavajillas.
-Por mi parte no habrá problema. No te niego que hoy me siento dolida porque hace apenas unas horas que ha pasado. Pero dentro de unos días Javier Valdés ni siquiera será un recuerdo en mi vida.
-¿Así, tan fácil?
Asintió en silencio. No era demasiado propensa a enamorarse; y cuando lo había hecho no había dado ella el primer paso. Más bien se había dejado llevar y se había enamorado cuando la habían cortejado y estaba segura de que había amor. Cuando Ricardo se marchó estuvo unos días como en trance; no podía comer ni dormir, adelgazó bastante y toda ella se quedó como sin vida, simplemente vegetando. Pero al poco tiempo se dio cuenta de que era una tontería penar por alguien que ya no la amaba. A veces se preguntaba si de verdad había estado enamorada o se había dejado querer, pero el caso es que le resultaba complicado seguir amando a alguien que no le correspondía; con lo cual en este caso el arquitecto había comenzado a ser historia en el momento en que ella salió de su cama y empezó a vestirse. Era algo semejante a quien lleva días sin comer y siendo un gourmet cena, por necesidad, una sopa de sobre.
Y tal como había hablado con Inma, no tuvo el menor problema en encontrarse a los tres días con Javier Valdés para decidir algo relativo a la pérgola del jardín. Era él en realidad quien estaba levemente avergonzado y a la par daba la sensación de temer que ella le hiciese algún reproche. Contra todo pronóstico Amanda se encontraba más cómoda que antes; como si al darse cuenta de que no se había equivocado y ese hombre era un grosero, ello le diese una posición de privilegio. Ahora ya no tenía la capacidad de ponerla nerviosa; más bien era él quien se encontraba incómodo en su presencia. Cuando ya estaba al lado de su coche para marcharse se volvió hacia ella con una media sonrisa y advirtió con estupor que también con algo de miedo reflejado en sus ojos marrones.
-Quizá te deba una disculpa por lo del otro día.
-¿A mí? ¿Por qué deberías disculparte? Estuvo bien. No es que fuese algo que me hiciese ver lucecitas de colores, pero estuvo bien.
Él pasó, nervioso, las llaves del coche de una mano a la otra.
-Quiero decir que quizá fui algo brusco al preguntarte cuando te ibas a ir. Es que no estoy acostumbrado a dormir con alguien-se justificó.
Amanda rio con una risa leve y ligeramente falsa.
-No te preocupes. A mí tampoco me agrada compartir la cama. Además, ya habíamos terminado y lo normal es que después cada mochuelo se vaya a su olivo.
La respuesta le hizo sentirse todavía más incómodo y cuando se quedó sola Amanda pensó en lo extraños que eran los hombres. Luchaban contra las mujeres por el temor a que ellas les pidiesen demasiado en cuestión de sentimientos, pero cuando hallaban a una que no quería más que un intercambio sexual sin más compromiso se quedaban descolocados, como esas sillas desaparejadas que parecen perdidas en la decoración de la casa.
Lo cierto era que el haberse acostado con alguien por quien apenas sentía más que una leve atracción física, aunque al principio la llenó de incertidumbre y hasta cierto punto la avergonzó, puesto que nunca lo había hecho; le estaba permitiendo confiar un poco más en sí misma y cerrar un capítulo de su vida que deseaba dejar atrás. Ahora tenía que centrarse en que el proyecto en que se había embarcado resultase un éxito. La antigua bodega estaba ya totalmente acondicionada para mudarse a vivir allí y después de haber limpiado los estropicios de las obras con la ayuda de una callada muchacha que subió desde el pueblo, pudo por fin pensar en ir colocando sus cosas. Lo primero que hizo fue comprarse una cama de forja, con intrincados dibujos vegetales y de color blanco. La cubrió con un edredón de flores y muchos cojines y en la pared colgó cuadros hechos con fotos de los viajes que había hecho con sus padres en la infancia. Una mañana que estaba ultimando detalles se acordó de que su tía tenía algunas cosas que podrían servirle. Estaba pensando en un viejo juego de tocador de porcelana y cristal, una mesita baja que pondría en un rincón de la sala, junto al sofá, y quizá se traería también algunas cosas para la cocina y la vajilla de porcelana azul para colocarla en el aparador. Y cuando decidía hacer algo, lo hacía inmediatamente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

CONFÍO

Llévame de la mano
por campos nevados,
hazme ver la luz de
la luna que asoma
entre torres de aurora,
quémame en tus brazos,
déjame oír junto a ti
el mar que asoma
entre los recovecos
de una caracola.

En ti confío, noche
y día, mañana y tarde,
invierno y verano; a tu
lado camino
con el viento
acariciando mi cara,
y cada vez que
te digo que te amo
la bruma del norte
me susurra que avanzamos
despacio, que el camino
es arduo, pero merece
la pena pararse a labrarlo.


PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.