Ir al contenido principal

NOVELA 26


La anciana se secó suavemente los ojos con un pañuelo que había sacado del bolsito que siempre la acompañaba, aunque solo fuese para salir de su habitación a vestíbulo.
-Nada iba bien. Con cuatro años caminaba torpemente y tenía el vocabulario de una niña de dos. Todavía llevaba pañales y tenía una infección de oídos y de garganta tras otra. Tampoco había conseguido dormir y a medida que crecía su carácter se hacía más y más difícil. Le daban unos terribles ataques de rabia que no sabíamos cómo calmar. Había días en que ni siquiera parecía conocer a su madre y se pasaba las horas sentada en la alfombra, balanceándose adelante y atrás.
-¿Qué le pasaba?
-Después de recorrer los mejores médicos de Europa y alguno en Estados Unidos, al final le diagnosticaron una enfermedad muy rara, de la que apenas se sabía nada. El síndrome de Sanfilippo-terminó, mirando tristemente sus zapatos. Nunca llegó a tener el desarrollo intelectual de una niña de su edad y solo quería estar con su madre o conmigo. Algunos días que se encontraba algo mejor también aceptaba a su padre, pero no era frecuente. A los diez años murió. Irene se quedó desolada. Sabía que su hija nunca sería una niña como las demás; pero era su niña. Y nunca se recuperó de esa pérdida. Quizá esa sea la explicación de que no fuese cariñosa contigo. Creo que le recordabas demasiado a Elena.
Amanda estaba totalmente impactada. Nunca se hubiera imaginado algo así. Pero ahora tenía muchas preguntas. ¿Quién era el padre de la niña? ¿Y cómo pudo mantener en secreto en el pueblo que era madre? Además, Vera le había hablado de médicos en el extranjero y eso costaba mucho dinero. ¿Su tía ya era rica entonces? Atropelladamente le formuló a Vera todas sus dudas.
-El padre de Elena era un tal Paul Knight, el único hombre al que amó en toda su vida. Aquí no sabían de la existencia de la niña porque en ese momento tu tía vivía entre Paris y Londres, a veces también pasaba temporadas en Hamburgo. No tenía un lugar fijo, al menos durante mucho tiempo. Y tenía mucho dinero, pero el padre de su hija todavía mucho más.
-Ha dicho usted el padre de su hija, no su marido.
-Nunca fue su marido. No podía serlo puesto que ya estaba casado y nunca se divorció de su mujer.
Amanda necesitaba procesar toda la nueva información que Vera le había dado. Dejó la limpieza en manos de Carmen y antes de volver a la recepción recogió en casa las cartas que la tía Irene había escrito. Esperaba encontrar en ellas alguna información más que le ayudase a desvelar el misterio.

Querida Inés:
Entiendo tus miedos y te agradezco los consejos, pero creo que ha llegado la hora de que haga mi vida e incluso de que me equivoque si tengo que hacerlo. Yo a veces también tengo miedo y casi siempre muchas dudas. Pero me he enamorado de ese hombre y le necesito. Prefiero una vida de incertidumbre a su lado que la certeza sola o con alguien que no sea él.
No temas; me trata como a una reina y sobre todo me hace muy feliz. Lo único que ocurre es que…me parece que en su vida hay muchos misterios. Cuando hace unos días le pregunté por la pistola que siempre lleva encima me contestó con evasivas al principio y luego, cuando yo insistí me dijo claramente que era mejor por mi propia seguridad que no supiese nada ni hiciese preguntas. Le hice caso, pero sigo teniendo dudas que me encantaría resolver. A veces le llaman por teléfono a las tres o a las cuatro de la madrugada y se va durante horas, sin decirme adonde. Me ha insistido en que debo aprender a conducir y así, como su casa está en las afueras, tendré mayor independencia si él no está y podré usar uno de sus coches. Y ahí me tienes, aprendiendo a conducir. Hay otra novedad más, que quizá debería alegrarme pero que más bien me produce algo entre el asombro y la duda, de nuevo la duda. Me ha regalado un reloj de oro con la esfera rodeada de lo que creo que son brillantes auténticos. Aunque entiendo poco de joyas estoy segura de que es muy caro. Eso, la enorme casa en la que ahora vivo y los coches de lujo que guarda en el garaje me hacen sospechar que o bien sus negocios son más productivos de lo que yo pensaba o que está inmerso en algo más que no me ha contado. Y tengo tanto miedo de que ese “algo” sea ilegal, que prefiero no pensarlo.
Pero a pesar de todo, no me digas que le deje, porque no puedo hacerlo. Creo que aunque supiese que se trata de un ladrón o de un asesino, seguiría a su lado. Trata de no preocuparte; con que lo haga una de nosotras es suficiente. Y esta vez me ha tocado. Te quiere
Irene.

Comentarios

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

CONFÍO

Llévame de la mano
por campos nevados,
hazme ver la luz de
la luna que asoma
entre torres de aurora,
quémame en tus brazos,
déjame oír junto a ti
el mar que asoma
entre los recovecos
de una caracola.

En ti confío, noche
y día, mañana y tarde,
invierno y verano; a tu
lado camino
con el viento
acariciando mi cara,
y cada vez que
te digo que te amo
la bruma del norte
me susurra que avanzamos
despacio, que el camino
es arduo, pero merece
la pena pararse a labrarlo.


PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.