13 de agosto de 2015

SOLEDAD SONORA





En la suave soledad sonora
escucho tu aroma, amor,
y me guían tus pasos callados
hasta un lugar escondido
donde no ha llegado ni
siquiera el viento, y todavía
el tiempo no lo ha modelado.

Es un lugar donde se alza
un castillo encantado
en medio de un lago
lleno de monstruos
amables que la luz de
la luna cada noche
ha transformado en caballeros
de blanca armadura que cabalgan
a lomos de corceles dorados.
Y no hay distancia ni tiempo
amor, ni nada existe entre tú
y yo que pueda habernos separado.

Aquí el reloj se ha detenido,
su minutero se ha parado,
y de tu azul a mi azul
se extiende un puente de plata
para que tus brazos me guarden
y tu cuerpo sea mi casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario