6 de septiembre de 2015

ESAS MAÑANAS






Hay mañanas en que
la pena me invade
como una musaraña,
mañanas negras de
llanto que no mana,
de palabras no dichas,
de lagrimas hacia dentro
derramadas.

Mañanas que me queman las venas,
que revolotean en mi cabeza
somo sordas amenazas,
mañanas tan amargas
como una rosa ensangrentada,
como una herida que no cierra
y un tormento que me rompe
el alma.

Son esas mañanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario