10 de octubre de 2015

DÍAS DE CEMENTO





Hay días de cemento,
grises y pesados que
nada más amanecer
se cuelan en el alma
y que huelen a trueno.

Días de dientes de acero
que te muerden la carne
y dejan heridas que cuando
se lamen dejan sabor a duelo.

Días que devienen en noches
en las que el sueño
se hace tan esquivo
como el calor en invierno.

Noches eternas de
pensamientos negros,
de horas amargas
y tristeza en los huesos.

Noches de ojos secos
porque hasta el llanto huye
cuando en el alma
se aposenta el miedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada