Ir al contenido principal

LA REAL ORDEN DE LAS PERDULARIAS 31



Las bofetadas y hasta palizas con que la vida nos obsequia casi siempre son para bien. Sé que esto suena un tanto raro y hasta a sermón dominical; pero es verdad, y en mis propias carnes he tenido ocasión de comprobarlo. Soy mejor persona desde que he sufrido; sobre todo porque el dolor me ha dado la suficiente grandeza de espíritu para no juzgar nunca a los demás. Y pienso que eso mismo le ha ocurrido a Luisa Fernanda. Antes de lo ocurrido con su esposo siempre estaba dispuesta a blandir el puñal ante cualquier cosa que se saliese de lo que ella consideraba normal. Y durante ese fin de semana nos acercamos de una manera que nunca pensé que fuese posible. Le conté mis más íntimos anhelos y miedos y ella me entendió y me consoló. Quizá el darse cuenta de que yo era tremendamente vulnerable le sirvió también para entender la terapia tan fuera de lo común que le había impuesto, sin tener derecho a ello. Cuando la noche del domingo la dejé en su casa, me dio un abrazo apretado y me miró profundamente a los ojos. Fueron las gracias mejor dadas que nunca he recibido. Y eso me reconcilió con el mundo, y hasta un poco con Alexander. Cuando vi que me había enviado diez correos entre el sábado y el domingo decidí contestarle; sólo para hacerle saber que estaba bien pero que necesitaba tomarme un tiempo para pensar y poner en orden mis ideas. Era más de lo que habría podido hacer simplemente tres o cuatro días antes.
Los lunes para mí nunca son tristes, todo lo contrario. Los malos días, los que me llenan de miedos y atan a mi alma una extraña melancolía que a veces hasta me hace pensar en lo agradable que debe ser desaparecer, son los domingos. Pero cuando llega el lunes todo va bien, porque de nuevo entramos en la rutina, en el trabajo, en las cosas que conozco y que controlo; donde nada puede salir mal porque yo manejo los hilos. Por eso me levanté aquel lunes llena de energía y contenta de empezar una nueva semana. Cuando abrí la ventana de mi cuarto un débil sol tempranero se me coló y sacó destellos a la madera del suelo. El frío todavía no se había ido; pero había luz, y por eso me puse un vestido de color vainilla, quizá algo impropio todavía de la estación; y encima una gabardina roja que me reconciliaba con el mundo y sobre todo y más importante, conmigo misma.
Pasé un día muy agradable en el trabajo y volví a casa agradablemente cansada, que es más de lo que podía decir en los últimos días. Cuando salí de la ducha mis planes inmediatos eran tomarme una ensalada, anestesiarme con alguna serie sobre asesinatos en la televisión, porque no hay nada como algo de sangre para conciliar el sueño, y dormir diez horas. Por eso me sentó tan mal oír el timbre, y el de la puerta, no del portal de entrada, lo cual quería decir que alguno de los vecinos se había dejado de nuevo abierto el enorme portalón que se supone que nos aislaba de los peligros de la calle.


Comentarios

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.

CONFÍO

Llévame de la mano
por campos nevados,
hazme ver la luz de
la luna que asoma
entre torres de aurora,
quémame en tus brazos,
déjame oír junto a ti
el mar que asoma
entre los recovecos
de una caracola.

En ti confío, noche
y día, mañana y tarde,
invierno y verano; a tu
lado camino
con el viento
acariciando mi cara,
y cada vez que
te digo que te amo
la bruma del norte
me susurra que avanzamos
despacio, que el camino
es arduo, pero merece
la pena pararse a labrarlo.