Ir al contenido principal

DECISIONES 52



Al dejar atrás sus erráticos pensamientos Laura se dio cuenta de que su vecino estaba esperando que le contase a qué había ido a verle sin avisar y en horas tan intempestivas, pero era demasiado educado para plantear la pregunta y se limitaba a servirle el café.
-Se preguntará usted a qué diablos he venido.
-Pues no en esos términos exactos, querida mía, pero sí, es cierto que me lo pregunto-le respondió con una franca sonrisa.
Laura removió su café y pensó en la relación que se había ido consolidando entre ambos. Nunca había ido más lejos con ninguno de sus vecinos del cortés buenos días o buenas tardes; y eso que a la mayoría de ellos les conocía de toda la vida. Y sin embargo con este recién llegado había llegado a un punto de intimidad tal que le había contado secretos que nadie sabía y había escuchado otros suyos. Definitivamente la vida era extraña y a veces existían encuentros que la cambiaban.
-He venido a pedirle un favor; cosa que me cuesta mucho.
-Usted dirá.
-¿Podría quedarse unos días con Freya? Yo he pensado en ir a Tafalla y aunque podría confiársela a Isabel, no me fío ni un pelo. Ni de ella ni del vago de su nieto-masculló, mirando hacia las escaleras, dando por sentado que todavía estaría en la cama; aunque luego se dio cuenta de que las clases ya habían comenzado.
-Si, claro, no hay problema. Me quedaré con ella. ¿Puedo preguntarle si el viaje se debe a algo en especial?
-Pero qué cotilla es usted. No, tengo allí un primo al que no he visto desde hace mucho tiempo, pero la verdad es que si dijese que voy para darle un abrazo, estaría mintiendo. Me cae gordo, y la santurrona de su mujer, mucho más.
-¿Se va a alojar en su casa?
Laura soltó un bufido mientras movía ambas manos, como si espantase una mosca molesta.
-No lo permita Dios. Me obligarían a bendecir la mesa antes de cada comida, y todas las tardes a las siete tendría que acompañarles en el rezo del Santo Rosario. Mi alma pecadora no resistiría tanta tortura. Buscaré un hotel agradable.
Lucas llenó de nuevo las tazas de ambos y sacó un cigarrillo del paquete. Iba a encenderlo cuando una mirada de Laura le frenó. Era verdad que estaba en su casa y en su cocina, pero como sabía que a ella le desagradaba el humo, no se impuso. Volvió a guardar el cigarrillo en su paquete con un gesto de resignación. No le convenía que estuviese de mal humor para lo que le iba a proponer. Y sabía que era muy fácil hacerla enfadar.
-¿Y por qué no me permite que la acompañe en este viaje? Serían como una especie de vacaciones.
Antes de que ella abriese la boca siguió hablando.
-Podríamos llevarnos también a la gata. Hay hoteles en donde permiten animales. Y Freya es muy tranquila. Le basta un sillón mullido, su comida y un cajón con arena. ¿Qué me dice?
Laura se ajustó la chaqueta que llevaba sobre los hombros. De repente sintió un poco de frío. ¿Qué debía contestarle? Más bien, ¿Qué era lo que le estaba proponiendo exactamente?
-No sé si me gusta la idea. ¿Viajar juntos usted y yo? ¿En calidad de qué?
-No se haga la remilgada, que no le va nada. En calidad de amigos. ¿O teme que vaya a violarla en un descampado? Por supuesto, pediremos habitaciones separadas. No sea boba; ya tenemos los dos una edad y usted es una mujer de mundo.
Laura se indignó. ¿Estaría pensando este viejo loco que ella se estaba imaginando cosas raras? Por favor…
-¿O es que teme lo que el santurrón de su primo vaya a decirle? No la creía tan pusilánime.
Esa frase fue el revulsivo que Laura necesitaba.
-No diga sandeces. Todavía no ha nacido quien me ponga límites. Yo no doy explicaciones a nadie. ¿Se ha enterado usted bien? Tenga la maleta preparada para pasado mañana. No antes. Tengo que dejarles a Isabel y al holgazán ese de nieto que tiene usted comida para varios días. Es lo que tiene vivir rodeada de inútiles. Una tiene que hacerlo todo. Y recuerde llevar ropa de abrigo. En Tafalla en este tiempo ya refresca. Por cierto, ¿iremos en su coche o en el mío? Le advierto que a mi no me apasiona conducir mucho tiempo.
Si Lucas se asombró de la parrafada, no lo demostró.
-No se preocupe. Iremos en mi coche y conduciré yo. Usted solo tiene que ir sentada a mi lado como una reina y alegrarme el viaje con su presencia.
Laura le miró, indignada. Estaba segura de que se estaba riendo de ella.
-Pero la música la llevo yo.
-Espero que le guste el country.

Comentarios

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

CONFÍO

Llévame de la mano
por campos nevados,
hazme ver la luz de
la luna que asoma
entre torres de aurora,
quémame en tus brazos,
déjame oír junto a ti
el mar que asoma
entre los recovecos
de una caracola.

En ti confío, noche
y día, mañana y tarde,
invierno y verano; a tu
lado camino
con el viento
acariciando mi cara,
y cada vez que
te digo que te amo
la bruma del norte
me susurra que avanzamos
despacio, que el camino
es arduo, pero merece
la pena pararse a labrarlo.


PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.