29 de noviembre de 2015

¿VEGETAR?







Y un día, de repente, ya no le bastó la música para iniciar la mañana. Y aunque seguían entrando los tibios rayos del sol de invierno, a escondidas, por la ventana,sus huesos ateridos ni con eso se calentaban.
Buscaba en su interior y nada encontraba. Sólo una tristeza extraña que ya no lograba disimular con vanas palabras.
Nunca supo cuando fue el día en que todo le dio la espalda. Quizá fue cuando empezó a dejar de interesarse por todo aquello que le rodeaba; cuando escuchó una canción y no sintió nada; cuando abrió un libro y no tuvo deseos de dejar perder en él la mirada.
Fue, quizá, cuando se acomodó en la tristeza y dejó de tener curiosidad por lo que le depararía el Mañana.
Fue quizá cuando se curó de su locura y se dejó enredar por esas cuerdas que tanto atan y que matan las esperanzas.
Ese fue el día en que dejó de SER y se limitó a ESTAR, como lo hacen las plantas.
¿Vegetar, le llaman?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada