29 de diciembre de 2015

MIENTRAS DUERMES






Te velo mientras duermes, amor,
te pienso en cada momento
y hasta me parece que en
el silencio puedo escuchar tu voz.

Alivio tu cansancio
con mis versos,
te entrego en ellos lo que soy,
cada sentimiento lo pongo
en tus manos, amor,
para que despiertes contento.

Espero, paciente, a que abras los ojos
y de nuevo me dibujes en tu mente,
te alimentes de mi ausencia
y me guardes en un pequeño
hueco, ese que está al
lado del corazón, donde
se guarda lo que se ama,
cada beso, cada segundo de pasión.

Seré tu café de buenos días,
tu zumo de naranja, tus vitaminas.

Y tú serás amor,
quien me escriba versos de madrugada,
frases que me horadan el alma
y se aposentan a mi lado,
sobre la almohada.

Serás quien me piensa en noches eternas,
quien da luz a cada una de mis mañanas,
el que me busca callado,
quien en su bolsillo
guarda mi mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada