Ir al contenido principal

MOJITO´S CLUB 5



Al día siguiente por la mañana me tocó a mí encargarme de la compra para la comida de los niñatos. Cada semana lo hacía una de nosotras, aunque no sé por qué todas terminaban poniendo alguna disculpa y ya eran tres las semanas que me endilgaban a mí el trabajo. Decidí, en contra de todos mis principios, comprar pescado congelado y carne de segunda. En vez de filetes tendrían estofados, aunque en el menú que les dejaba escrito cada día pondría gulash. Quedaba más fino y para no faltar demasiado a la verdad solo necesitaba ponerle bien de páprika. Mientras me detenía en los estantes de la fruta y compraba manzanas, que asaría en el horno con azúcar y canela, me preguntaba si no estaría metiendo la pata. La canela era afrodisíaca y mucho me temía que la páprika también. Bueno, en todo caso no era mi problema. Al día siguiente le tocaba a Noelia repartir las comidas. Si andaban con las hormonas alborotadas que le metiesen mano a ella, que era más joven y podía con todo.
Al principio confieso que me hacía gracia que unos querubines que podrían ser mis hijos me tirasen los tejos y soltasen alguna que otra procacidad. Pero solo fue al principio. Cuando llevábamos poco más de tres meses proporcionándoles comida diaria ya no me divertían sus tonterías; sobre todo porque tenía las manos muy largas para tocar donde no debían, pero el bolsillo siempre corto de dinero para pagar puntualmente. Y además de eso me ponía enferma ver cómo tenían los pisos donde vivían. Alguna que otra vez me tuve que decir a mí misma que no era problema mío que viviesen en la inmundicia y que no me pagaban para ir recogiendo calzoncillos en diverso estado de asquerosidad y calcetines apestosos de los lugares más insospechados. Por no hablar de que al abrir la nevera para guardar la comida se podía una encontrar las cosas más insospechadas. Desde apuntes de Derecho Canónico o de Biología hasta paquetes de cigarrillos a medio consumir o un porro recién liado. Cuando me tocaba a mi hacer el reparto de comida solía protegerme los zapatos con esas fundas parecidas a las que se ponen los cirujanos en el quirófano. Lo aprendí después de quedarme casi pegada a las baldosas de la cocina, sobre las que se habían derramado a saber qué clase de líquidos. Me asombraba que estos muchachos no hubiesen desarrollado enfermedades como la lepra, la peste bubónica o alguna otra guarrería. Aunque no me pagaban para limpiar no pude evitar el primer día darle un refriegue general con agua, lejía y jabón al menos a la nevera. No quería encima que me demandasen si pillaban alguna enfermedad, y no creía que fuese lo mejor para la salud guardar la comida en ese pozo de inmundicia. Eso si, les amenacé con cortarles de cuajo los huevos y ponérselos de sombrero si metían en la nevera algo que no fuese comida. Como en aquel momento tenía un cuchillo jamonero en la mano y lo blandía delante de sus narices como si fuese una espada, me hicieron caso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

CONFÍO

Llévame de la mano
por campos nevados,
hazme ver la luz de
la luna que asoma
entre torres de aurora,
quémame en tus brazos,
déjame oír junto a ti
el mar que asoma
entre los recovecos
de una caracola.

En ti confío, noche
y día, mañana y tarde,
invierno y verano; a tu
lado camino
con el viento
acariciando mi cara,
y cada vez que
te digo que te amo
la bruma del norte
me susurra que avanzamos
despacio, que el camino
es arduo, pero merece
la pena pararse a labrarlo.


PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.