8 de diciembre de 2015

SOÑAR







Me asusta no tener miedo,
temo no desear,
acomodarme en la modorra
y no querer despertar,
ni sentir la tibia mañana
o incluso los dientes
acerados de la mordiente soledad.

Me asusta querer cerrar los ojos
y tener miedo a volar,
a sentir el viento en la cara
y ese frío cortante que
te araña las entrañas.

Me asustan tantas cosas
que quizá hasta temo
que en el fondo haya perdido
la capacidad de soñar
y lo único que me quede
sea abrir los ojos
y tratar de respirar

No hay comentarios:

Publicar un comentario