26 de enero de 2016

MIEDO EN EL AIRE







El aire huele a miedo,
a incertidumbre,
a temor por lo que
pueda pasar,
a la soledad del que
escala y alcanza la cumbre.


Las horas pasan lentas,
el reloj no se mueve,
mi corazón te acerca,
amor, mientras miro a
través de la ventana
como llueve
y todo se va quedando
en la sombra.

Ahora te echo de menos,
añoro tus manos,
las que me acarician
despacio, las que dan
vida a mi piel
y hacen que en mi corazón
sea verano.

Las mismas manos que curan,
amor, esas que tanto amo.

Ahora te necesito
y me duele tu ausencia,
aunque tu recuerdo
me llena y si cierro
los ojos, a mi lado
a pesar de la distancia
te siento, amor,
como estás a cada momento,
porque siempre te pienso.

Dame paz, amor,
dame consuelo,
dime que confíe
y sentiré de nuevo
mi corazón pleno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada