8 de febrero de 2016

LUNES






Si, amor,
sabes pulsar y
rescatar la música
con tus dedos, aunque
sea lunes y el insomnio
a los dos nos vista de negro.

Mañana me vestiré
de rojo encendido
aunque sea invierno
y no se haya ido el frío.

Y dormiremos juntos
aunque todo diga
que estamos lejos.

Porque los mapas no
existen y los lugares
tan sólo son nombres
que el azar escribe
cuando a pesar de
ser un lunes sombrío
tu voz me cura y
puedo sentir en
mi piel tu latido.

Entre tu bravo mar
y mi océano hay,
amor, un puente tendido;
por eso sigues a mi lado
y en mi corazón
es como si no
te hubieses ido.

Siente, amor, mi mano
en tu mejilla y
duerme esta noche
como lo haría un niño,
porque mi amor te vela
y tu corazón late
en el mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada