1 de febrero de 2016

TU FELICIDAD, LA MÍA.





Quiero bailar contigo,
que la música nos lleve;
quiero mecerme en tus brazos,
que me cantes al oído
y que me beses despacio.

Quiero amor, por una vez
quitarme los zapatos,
aunque me quede
tan pequeña a tu lado.

Que se fundan tu piel
y la mía, que no se
sepa donde empiezan
tus labios y terminan
los míos, amor; y que
así unidos pasemos
tanto tiempo que nos
sorprenda el verano.

Que me habites palmo
a palmo, como a una
casa vacía, que me llenes
de luz como las casas
habitadas que desprenden
de sus paredes alegría
de color azul.

Quiero, amor, que me
lleves de la mano a
lugares que antes no conocía;
que me muestres lo hermosa
que puede ser la vida;
y yo a cambio te prometo
que tu felicidad será la mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada