Ir al contenido principal

DICE ABEL 16



Dice Abel que poco a poco tengo que ir aprendiendo a ser menos dependiente, tanto en lo emocional como en las cosas cotidianas. Me echa en cara que no sepa cambiar la rueda de un coche, por poner un ejemplo. Y yo, que estoy haciendo oposiciones a santa, no le envío a donde se merece, es decir, a la mierda. A ver, intentaré mantenerme fría y analizar la situación.
En honor a la verdad he de confesar que no sé cambiar la rueda de un coche, eso es verdad. Y no quiero aprender. Odio mancharme de grasa las manos y aunque aprendiese la técnica en la vida tendría la fuerza necesaria para apretar bien los tornillos o tuercas o lo que sea que demonios lleven las ruedas; con lo cual lo más probable es que me matase en la siguiente curva. Si se me pincha una rueda llamo a la grúa y un mecánico muy amable me la cambia. Punto. Igual que si tengo apendicitis voy al hospital; jamás se me ocurriría rajarme yo misma la tripa. Zapatero a tus zapatos.
Puede que sea emocionalmente dependiente. No lo sé, nunca me he parado a pensarlo. Como la mayoría de las personas aspiro a que alguien me quiera, a que escuchen mis problemas y poder ver una película con un hombre al lado que albergue vida inteligente en su cerebro y podamos comentarla y reírnos o no, dependiendo del tema. Y si luego la cosa termina en un rosario de orgasmos y placeres mutuos, pues miel sobre hojuelas. Si eso es ser emocionalmente dependiente, lo soy. Sin embargo nunca he tenido nada parecido y sigo viva. Salvo la presencia de Abel, he criado sola a mi hijo; su padre nunca se ha ocupado de ninguno de los dos. Nadie me ha dicho que me quería por encima de todo, ni me han regalado flores ni me han escrito poemas. Creo que el único hombre que me ha querido sin reservas ha sido mi padre. Y Abel, no puedo olvidarme de Abel. Aunque yo no lo veo realmente como un hombre, sino como una extensión de mi misma, tanto me conoce.
Y sobre ser independientes en la vida cotidiana, al memo de Abel se le ha olvidado que cuando se separó tuve que enseñarle todo, y cuando digo todo, es todo. Durante al menos dos meses le acompañaba semanalmente a la compra porque el imbécil se sentía perdido en el pasillo del detergente y le vendían siempre el pescado pasado y la carne con nervios, que luego no se hacía obra de ella para cocinar. No sabía poner ni una lavadora. La primera vez que lo hizo salió toda la ropa azul. Todavía tiene aquel calzoncillo que yo le llamo de los Pitufos. Válgame Dios, qué cosa más inútil de hombre. Y la plancha...mejor ni hablar. Algo aprendió conmigo, pero de vez en cuando todavía se le “olvidan” en mi casa algunas camisas o pantalones para que yo se las planche. Cuando lo hace él las prendas suelen terminar más arrugadas que el culo de un mandril octogenario, si es que esos animalitos llegan a tan provecta edad, que no lo sé.
Por no mencionar que es un desastre en organización. Pierde las llaves, se olvida de cargar la batería del móvil,no recuerda nunca las contraseñas y al final ha decidido dármelas a mi y me las pregunta cuando se olvida. No quiere anotarlas en sitio alguno porque teme que alguien fisgonee sus cosas. Y me las da a mi, el idiota. Un día de estos que me canse mucho con sus bobadas voy a usarlas y ya verá lo que vale un peine. No, con cosas de trabajo no, que eso es sagrado. Pero pienso fisgar si se trae algún rollete con una churri y como encuentre fotos o videos comprometidos...me haré de oro con el chantaje al que le pienso someter. Para que aprenda a no rematar la poca autoestima que me queda.

Comentarios

  1. Espectacular! Me he sentido retratado en el esposo inútil de la pobre mujer!

    ResponderEliminar
  2. Ya ahora sabes quien es Abel. Aunque...quizá ni ellos mismos saben lo qud son

    ResponderEliminar
  3. Ya ahora sabes quien es Abel. Aunque...quizá ni ellos mismos saben lo qud son

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

CONFÍO

Llévame de la mano
por campos nevados,
hazme ver la luz de
la luna que asoma
entre torres de aurora,
quémame en tus brazos,
déjame oír junto a ti
el mar que asoma
entre los recovecos
de una caracola.

En ti confío, noche
y día, mañana y tarde,
invierno y verano; a tu
lado camino
con el viento
acariciando mi cara,
y cada vez que
te digo que te amo
la bruma del norte
me susurra que avanzamos
despacio, que el camino
es arduo, pero merece
la pena pararse a labrarlo.


PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.