11 de junio de 2016

RÍO SECO EN SÁBADO





Los sábados los ríos
se secan, el sol
ya no luce y
a veces, incluso,
se borra el color
del mundo y el
cielo se desdibuja
como el porvenir
de los vagabundos.

Los sábados me hago
vieja, se me cubren
de ceniza los huesos,
las caderas se me
vuelven de piedra.

La piel se me seca
en grandes trozos
de escarcha;
los sábados me voy
muriendo poco a poco
y el domingo
se encuentra un
cadáver más en
este mundo de locos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada