Ir al contenido principal

DICE ABEL 48



Dice Abel que a veces siente cierto pudor de ir por la calle conmigo. Santa Úrsula bendita...si debería ser al contrario, que siempre va hecho un Adán y no hago obra de él. Esto lo dice porque finalmente convencí a mi madre para que cambiase la cena de su cumpleaños por un almuerzo y fui vestida para la ocasión. Buscamos un restaurante con una preciosa terraza al lado del río. Hacía un día precioso y muy soleado y llegué del brazo de Abel con un vestido blanco de encaje, con cinturón, cartera y zapatos rojos, amén de una pamela de rafia con lazo rojo a juego. Completé mi toilette con guantes y una sombrilla de encaje que me costó un Congo. La verdad...elegí el atuendo porque me gustaba pero también porque adoro provocar, y sabía que mi madre y la dichosa Carolina se quedarían epatadas, aunque por bien distintos motivos. La primera porque opina que ya no tengo edad para vestirme de princesita y de nada vale que le diga que es más bien estilo “lady” y la segunda porque piensa que soy una aburrida y una sosa. Pues a las dos les iba a demostrar que ni una cosa ni la otra.
El caso es que Abel estaba que fumaba en pipa del enfado. Tuvimos que aparcar bastante lejos porque el restaurante está en una zona peatonal, y me agarré de su brazo para calmarle y sobre todo porque me costaba caminar encaramada a unos tacones demasiado altos para el suelo irregular.
—Por tu culpa todo el mundo nos mira, Bebel. Parece que vas disfrazada. ¿Es que no tienes vergüenza?
—Cada día menos, la verdad. Y no sé si me miran a mi o esas melenas que llevas, que parece que no te has pasado un peine en dos años. Antes de comer me meto contigo en el baño y te peino.
Sentí que su brazo se tensaba bajo el mío y me miró con odio.
—Ni lo sueñes. A ver si te crees que soy tu muñeco…
—No creo que seas mi muñeco, pero si que eres un inútil.
—Y tú una chalada que se cree la reina de Inglaterra.
—Más quisiera ella que tener mi estilo…
Me miró de nuevo con odio y me dijo que era insoportable. Sonreí de un modo que espero pareciese adorable.
—Puede, querido, pero también tú eres un gañán y yo te sigo queriendo.
Nos callamos porque estábamos llegando al restaurante. Éramos los últimos. Mi madre, dos amigas suyas y Angela, la madre de Abel, además de los chicos, ya estaban sentados. Carolina llevaba una minifalda de cuero con un top de lentejuelas y el pelo de punta con reflejos rosados. Mascaba chicle como una posesa y miraba a todos lados con acritud. Noté que Pablo estaba ligeramente avergonzado, y eso que todavía estábamos empezando. La cosa prometía. Cerré la sombrilla con parsimonia y saludé a todo el mundo. Cuando besé a mi madre me dijo al oído que esperaba que se me quitasen las ganas de hacer el ridículo. Sin embargo Angela festejó mucho mi traje y me señaló como ejemplo a las otras dos señoras.
—¿Recordáis que os dije que Isabelita-es que ella me llama siempre así-es una de las chicas más elegantes que conozco? Con cualquier trapito que se ponga, siempre va lucida…
—Cualquier trapito-se asombró Abel-si parece la reina de Saba. Mamá, por favor...debes de haber perdido el norte.
—Tú si que has perdido el norte y el gusto, alma de cántaro. Pensar que has tenido siempre a Isabelita a tu lado, que es una niña adorable, y mira con quien te has ido a casar, con esa mema de Olvido. La verdad...no sabéis el alivio que tuve cuando se separaron-les dijo a sus amigas abanicándose con aires de gran dama.
La verdad, Angela y yo siempre nos hemos llevado bien. Compartimos el gusto por los trapos y las dos pensamos que Abel sería más desastre todavía si nosotras no velásemos por él.
Él no opinaba lo mismo, evidentemente, por la mirada asesina que nos lanzó a ambas. Fue a sentarse, quizá buscando la solidaridad masculina, al lado de Pablo, que estaba de mal humor porque la niña iba ya por la tercera o cuarta cerveza y se le estaba soltando mucho la lengua. Se había dirigido ya unas cuantas veces a mi madre llamándola “tía” y la susodicha estaba roja de indignación y sospecho que también de vergüenza. Me froté las manos de gusto. Iba a ser un almuerzo memorable.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

JOHNNY Y JUNE

“June era mis señales en el camino, me hacía alzarme cuando estaba débil, me animaba cuando estaba desanimado y me amaba cuando sentía solo y desamparado. Es la mujer más grande que jamás he conocido. Nadie más, excepto mi madre, se le acerca”.
Esto es lo que decía Johnny Cash de la mujer de su vida, June Carter. Fue su segunda esposa, pero para él la única mujer que marcó su vida y su camino, y también la que le salvó de perecer en un infierno de drogas y alcohol.
No quiero hablar de él como cantante, todos sabemos que fue una de las leyendas del country, el icono de los presidiarios y tipos duros, y quien mejor supo entenderles y cantarles. También que vestía siempre de negro y saludaba con un parco “Hi, I´m Johnny Cash”. No, quiero hablar del hombre, de la persona tímida y reservada que tuvo una vida complicada y salió a flote con mucha voluntad por su parte y con la ayuda de alguien que le amaba.
Cash y June se conocieron en los escenarios. Ella provenía de una familia que cantab…

¿POR QUÉ ESCRIBO?

Hace poco me preguntaba para qué escribir. Hoy quiero saber por qué escribo, cual es el motivo que me lleva a esto que hago a diario. Desde hace ya mucho tiempo sé que así como hay gente que necesita, para sentirse bien, hacer deporte, o cantar, o bailar, o coser… yo necesito escribir. Pero además, pensando y analizando muchas cosas me he dado cuenta de que para mí el escribir se ha convertido, además de en una importante terapia, en un acto de poder y de soberbia.
Si…mal que me pese reconocerlo, es así. Yo no soy por naturaleza una persona a quien le guste mandar o controlar. Tampoco me gusta estar del lado contrario; es decir, odio que alguien me diga lo que tengo que hacer. Mi lema siempre ha sido “vive y deja vivir”. Pero esto de escribir tiene tanto encanto porque me permite jugar, por un momento, a ser Dios.
Cuando escribo una novela o narro un cuento, no importa la extensión de lo que escriba, estoy creando personajes, dando vida, interviniendo como mano ejecutora en la cade…

ESPERA

Hemos regresado, amor,
de muchas vidas pasadas,
de amaneceres ocultos
entre brumas que le
daban a la felicidad
la espalda;
de miedos robados al
tiempo, de deseos silentes
que no pronunciábamos en
voz alta.

Y ahora, de la mano,
destejemos embrollos
que a veces nos velan
la mirada,
limpiamos de guijarros
el camino, abrimos
veredas donde antes
solo había zarzas
y montes de espinos
que en las plantas
de los pies
se nos clavaban.

¡Y es tan largo el
camino, amor, que
algunas noches yo
llego a la cama cansada!
Y ansío tus brazos
que me arrullen sin
palabras, quiero
tus dedos recorriendo
mi espalda,
trazando surcos
en mi carne,
abriendo una veta
en mi vientre
como lo hace la azada
en la tierra, en la
hierba la guadaña.

Solo dime que tras
el invierno llegará
la primavera, verde
y blanca, preñada
de flores hermosas,
cargada de nubes
que no huelan a
amenaza.

CONFÍO

Llévame de la mano
por campos nevados,
hazme ver la luz de
la luna que asoma
entre torres de aurora,
quémame en tus brazos,
déjame oír junto a ti
el mar que asoma
entre los recovecos
de una caracola.

En ti confío, noche
y día, mañana y tarde,
invierno y verano; a tu
lado camino
con el viento
acariciando mi cara,
y cada vez que
te digo que te amo
la bruma del norte
me susurra que avanzamos
despacio, que el camino
es arduo, pero merece
la pena pararse a labrarlo.


PALABRA

Poco hace falta;
una luna desnuda
que en la noche se alza,
un silencio entre líneas
pintadas, la radio que suena
con asesinos en serie, con
extrañas amenazas...
Un rayo de luz que
me baña las manos
abandonadas, manos triste
que no tocan nada.

Tal vez, amor, todo
es triste y oscuro
ahora que hablas.

Pero a mi me basta
una sola palabra,
tan solo una,
dicha en voz baja.

Y entonces el sol
brilla como si
estuviera naciendo
la mañana.

Ha amanecido de pronto,
la noche ha hecho
la maleta al país
del Olvido, mis manos
se visten de esperanzas
aladas; me cubro de risa
de nuevo, y mi corazón,
amor, vuelve a ser, como
siempre, tu cama.