4 de julio de 2016

GLASS




Soy tan frágil como
el cristal, por eso
temo que me rompan
y que no pueda
reunir los trozos jamás.

Llevo una armadura
que me pesa
y no me deja respirar;
a veces quiero despojarme
de ella, pero me da miedo
salir de mi mundo
negro y sin luz.

Temo no poder pegar
los pedazos, tal vez
el pegamento no baste
y me quede rota,
como clavada
a una cruz.

Por eso me encierro a oscuras,
estoy condenada en mi
mundo negro, cerrado
y sin luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada