27 de julio de 2016

MI NENA




Hay muchas cosas por las que tengo que dar gracias. Pero una de ellas es por mi hija. Y con esto no quiero hacer de menos a ese señor de las barbas que tiene la mala costumbre de llamarme Mamá. No; una madre quiere siempre a sus hijos de igual manera, aunque sean maneras distintas, porque también los hijos lo son.
Pero una nena es…un regalo. Cuando era apenas un bebé la vestía con lacitos y volantes y lo que me daba la gana. Ahora estoy advertida de que cuando tenga una nieta me está prohibido repetirlo. Vale, acepto pulpo como animal de compañía.
Una hija, con los años, se convierte en una igual. Y te cuenta cosas; a veces más de las que desearías saber. Pero da igual, ella te las cuenta, y con razón. Porque una amiga puede dejar de serlo y traicionarte; pero una madre es para siempre.
Y a veces es ella, la nena, la que te hace de madre. Porque comes mal, porque no manejas bien tu vida o porque de repente te sientes superada. Y entonces descubres que aquella cosita a la que dabas de mamar y cambiabas los pañales se ha convertido en la mujer fuerte que tú siempre has deseado ser. Y entonces es cuando descubres que no debes de haber hecho demasiado mal las cosas, porque junto con su padre has criado a una persona que merece la pena; que es inteligente y que el día que le toque será, no me cabe duda, una buena madre. Te deseo lo mejor; una hija como tú. Si ya es rubia y tiene tus ojos seré una abuela feliz, aunque no menos que si es…ella misma. Será mi nieta, y eso es lo que me importa. Ojo…a un nieto también le adoraré. Pero es que las nenas…son peores.

2 comentarios:

  1. Buen día Mabel tu nombre me trae una buena brisa de recuerdos de "otra" Mabel de Bs.As. aunque sean diferentes el mantra del nombre se repite y me gusta su vibración
    Ayer por la tarde en Berbiriana descubrí a la Mabel escritora/poeta y más personas que cada uno contenemos y que a veces nos sorprenden cuando se les da por salir a través de la escritura, de un interesante coloquio sobre Laura, Ítaca y los demás personajes que habitamos. Me enriqueció escucharte y te doy las gracias por abrir mis horizontes, por contagiarme para continuar con una biografía de ficción, porque de una manera realista no podría escribirme ni describirme, iría en contra de mi lúdica imaginación que es mi Esencia
    Bien Mabel de Coruña, la "otra" quedó en Bs.As. y si bien el sentir de esa amistad es atemporal y no nos escribimos ni nos hablamos salvo con los recuerdo compartidos en esa etapa de mi vida adolescente elijo hablar con la Mabel real
    Otro "detalle" si e permites, para mi las/os mimosas/os no tienen estación pues es un sentimiento que me despierta ternura a lo largo de todas las estaciones de la vida
    Un buen abrazo para Ti, tu Nena & los demás componentes de tu sorprendente mundo interior
    Hasta la próxima causalidad
    Gustavo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gustavo, por las hermosas palabras, por la compañía, por las causalidades y poder aprender un poco más hablando, que es siempre la mejor manera de hacerlo.

      Y por favor...escribe. De la manera que sea, real, ficción, realismo mágico...lo que sea; pero escribir es vivir, o revivir. En todo caso siempre es no estar muerto en vida y tener hambre de cosas nuevas. Un placer la charla y quedamos a la espera de la siguiente causalidad.

      Un abrazo de la Mabel gallega-canaria.

      Eliminar