19 de septiembre de 2016

CARTAS AMARGAS








Cuando se unen días
difíciles y las cartas
se tornan amargas,
de todas formas hay
que saber cómo jugarlas.

No sirve de nada
hacer trampas,
quizá tan solo
barajarlas.

Y eso hago ahora,
juego mis cartas.
Quizá no sean las
mejores, pero son
las que tengo en
la mano, y no me
es posible cambiarlas.

2 comentarios: