27 de octubre de 2016

COSTURAS





Átame a ti
con puntadas de plata,
con vainica o bodoque,
pero haz que
estemos juntos, con
un sentimiento tan
nuestro que nadie
en el mundo
lo toque.

Pídeme que te
rasque la espalda,
que te despierte
por la mañana; yo te
pediré que cada
noche me cuentes
cosas al oído
para que me pueda
dormir enroscada
en tu latido.

Deja que te acaricie
el pelo, que mis
dedos sean tu peine
y mi corazón haga
realidad tus sueños.

Tómame de la mano,
caminemos juntos,
y encontraremos
a la vez el sendero;
echaremos un ancla
y sabrás entonces,
amor, cuán sencillo
es entender lo que
te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario