3 de noviembre de 2016

BRANDY ATORMENTADO




Los jueves me gustan. Por las tardes, generalmente a las seis, me reúno con una amiga reencontrada, pero que hacía mucho tiempo que lo era. La verdad es que luchar con dos energúmenos de meses que no quieren dormirse ni a la de tres y a los que encima hay que sacar los gases para que no tengan cólicos…une bastante.
A veces, cosas de la vida, mi hija también se une al encuentro.
Por lo tanto, los jueves, durante dos horas, Brandy se queda solo. Y no hay problema. Él sabe que cuando Mami se pinta los morros y se pone tacones…él se queda en casa. O no…a veces Mami se pinta los morros para echarse al monte; depende de cómo haya amanecido.
Pero la tarde de hoy ha sido distinta. Ha habido tormenta. Y cuando llegué a casa estaba, pobrecillo mío, completamente asustado. Porque encima se había ido la luz y no había tele. Echaba de menos al Doctor House; es una serie que le gusta ver.
Así que se ha metido debajo de la mesa de la cocina, con las orejas gachas y muy asustado. Me ha costado más de media hora y meterme yo también debajo de la mesa (doy gracias a Dios por ser la mínima expresión de una persona) para conseguir sacarle. Ahora está durmiendo en su cama; eso sí, pegado a mí, con el hocico encima de mis pies.
No quiero, ni puedo, imaginarme la vida sin él. Me ilumina, porque sé que me quiere sin reservas ni medidas. Y yo a él.

2 comentarios:

  1. ¡¡cuanto te ha debido de echar de menos!!, aunque seguro que en ningún momento ha dudado de los mimos que le darías a tu vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él sabe que Mami siempre vuelve, y de hecho cuando ve que me pongo tacones y me pinto los morros, a su cuna o, casi siempre, al sofá. A esperarme. Un beso Inma

      Eliminar