17 de enero de 2017

VERSOS




Hay poemas absurdos.
Versos escritos por
manos enfadadas;
versos dulces con
sabor a besos
y versos escondidos
que temen salir
a este mundo incierto
y lleno de anhelos.

Hay poemas lentos,
que se levantan tarde
y a veces a destiempo;
los que hablan
desde el silencio,
aquellos que engarzan
palabras igual que
tantos insomnes
enlazan los sueños
que les dan la espalda.

Hay versos oscuros,
teñidos de sangre;
otros que saben a
lluvia y agua salada,
versos que te roban
la calma, y como una herida
infectada te horadan
la carne, y lentamente,
matan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada