31 de marzo de 2017

FUEGO PURIFICADOR 13


Seguimos adelante con nuestra vida; pero nada fue igual desde el primer enfrentamiento serio que habíamos tenido. No ayudaban los horarios tan complicados a los que Lucas debía sujetarse. Cuando ambos éramos estudiantes todo era sencillo; nuestras obligaciones eran parecidas y nuestro tiempo libre también coincidía. Pero ahora era yo quien debía adaptarme siempre a lo que marcasen sus turnos. Había semanas en que me pasaba sola todas las noches porque él tenía que trabajar, y cuando llegaba, a las ocho de la mañana, yo me estaba levantando para ir a clase. Sólo coincidíamos a la hora de comer, y si tenía clases por la tarde, cuando volvía él ya se había marchado. Era inevitable que nuestras relaciones se enfriasen poco a poco. Notaba que cada vea teníamos menos cosas de qué hablar y menos intereses comunes.
Supongo que lo que pasó fue poco menos que inevitable; ahora que lo miro a la luz del transcurso de diez largos años sin Lucas. Pero en aquel momento no lo entendí en absoluto y me hizo tanto daño que no quise escuchar sus explicaciones ni sus disculpas. Siempre odié las infidelidades y los engaños; no me valen las medias tintas en las relaciones; quiero lealtad y sinceridad y cuando no me las ofrecen entiendo que poco puedo hacer por solucionar el problema. Lucas tuvo un devaneo con una de sus compañeras de trabajo. No estoy segura de cuanto duró ni de cuán importante llegó ser para él. Si he de hacerle caso, simplemente fue una vez, y en un instante de flaqueza. Me contó que acababan de pasar por un momento de peligro, que ella estaba asustada, que él la consoló, y que una cosa llevó a la otra. Me parecieron excusas tan manidas y superficiales que no quise oír nada más. Le eché de mi casa y de mi vida. Nunca le dije que cuando se marchó yo estaba embarazada de un mes, más o menos. No pensé que tuviese derecho a saberlo. Tampoco pensé que la decisión que había tomado fuese tan dura ni que fuese a pasarlo tan mal. Lucas había sido el único hombre de mi vida y era muy importante para mí. Pasé varios días enferma, sin poder levantarme de la cama.

2 comentarios: