19 de marzo de 2017

FUEGO PURIFICADOR 3



Hallo una extraña paz en estar sola en mi casa esta noche. Ahora no tengo que disimular tranquilidad ante Jaime y puedo pensar en cómo salir del atolladero en el que me veo inmersa.
Todo cambió el día que encontré una especie de diario escrito por Jaime; o al menos juraría ante un tribunal que se trata de su letra. Estaba limpiando el sótano de trastos viejos, pensando qué tirar y que seguir guardando, cuando en uno de los cajones de una vieja cómoda llena de sábanas y mantelerías antiguas descubrí una especie de agenda de tapas rojas. Cuando la abrí y me encontré con la letra de Jaime pensé en guardármela en el bolsillo de la vieja bata que me pongo para limpiar, pero unas palabras al azar llamaron mi atención y ya no fui capaz de dejar de leer. Cuando acabé estaba temblando, preguntándome qué tipo de mente enferma podía haber escrito aquellas barbaridades. En un primer momento intenté tranquilizarme pensando que quizá estuviese simplemente tomando notas para escribir algo. Cuando yo empecé a publicar mis libros y a venderlos con éxito primero se quedó muy sorprendido y después se limitó a decir que escribir era un juego de niños y que si habían publicado las fantasías que yo escribía, eso quería decir que cualquiera podía escribir y tener éxito.
Recuerdo perfectamente aquella noche. Era lunes y estábamos cenando. No suelo hacer demasiado caso de las provocaciones de Jaime, porque sé que cuando ha tenido un mal día en su trabajo tiende a buscar bronca conmigo al llegar a casa para soltar adrenalina. Pero aquella noche me tocó en mi fibra sensible, porque me gusta escribir y no me agrada que me menosprecien. Le miré fijamente y le reté a que intentase escribir algo y que se lo publicasen. Aceptó de inmediato; aunque luego nunca más volvió a mencionar el tema. Pero ahora me convenía pensar que esto que había leído eran simplemente notas fantásticas para una novela de terror. Por desgracia para mi, existen Internet y Google, y periódicos con secciones de sucesos. Me bastó poner en el buscador tres palabras clave y me encontré con cosas que desearía no haber visto jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada